17/05/2021

El gobierno empezó a desmantelar Precios Máximos

Más leña al fuego de la inflación. Liberan los precios de leches, arroz, aceites y otros productos básicos.

El gobierno nacional prorrogó, el pasado viernes 14, el programa Precios Máximos hasta el 8 de junio, con la salvedad de un recorte de 36 categorías de productos que ya no pasarán a estar cubiertos por los deficitarios controles y restricciones oficiales. Si algo le faltaba al incendio de los precios es que el gobierno echara más leña.

Esta medida implica un beneficio excepcional para las patronales de la alimentación, las cuales ya venían evadiéndose del programa Precios Máximos por medio de distintas artimañas y maniobras (lanzamiento de “nuevos” productos, etiquetados, etc.).

Precios Máximos fue implementado con motivo de la pandemia para “evitar” la suba de los precios de productos de primera necesidad y de consumo masivo. Llegó a cubrir unos 2.400 bienes, aunque su alcance se viera limitado por la escasa accesibilidad a estos o las trampas articuladas por las patronales, lo que condujo a que los precios aumentaran muy por encima de lo aprobado por el gobierno.

Ahora, este desenlistamiento de cientos de productos, con la salida de 36 categorías, implica un principio de acuerdo entre las patronales de la alimentación y el gobierno. Ya que las primeras no cumplían las restricciones y los precios fijados, y el segundo no hacía nada al respecto, el programa no pasaba de una fachada para el “acuerdo de precios y salarios” que el gobierno usó como anzuelo para justificarlas paritarias por debajo de la inflación real.

La propuesta del gobierno nacional es ir desmantelando Precios Máximos para llegar a una canasta de tan solo 120 productos, sin ningún criterio alimenticio o nutricional, que puedan encontrarse en “todos lados” a los precios pactados. Se trataría del 5% de los bienes “protegidos” en el pasado.

Este primer desenlistamiento le ha quitado la protección a categorías claves como aceites, arroz, harinas leudantes y premezclas, pastas, procesados de vegetales, leche infantil, tapas de empanadas y tartas, dulce de leche, manteca, yogurt, etc.

Se estima que Precios Cuidados, que establece un tope en los pecios de unos 600 artículos, solo llega al 35% de la población, debido a que alcanza a las grandes cadenas de supermercados.

Así como está la cosa, se espera que el mes de mayo sea explosivo para la inflación, con el impacto de la suba del 6% en combustibles, el 9% de las tarifas de electricidad y ahora esta suba generalizada e cientos productos de consumo masivo. A esto se suma el alza de los precios internacionales en la soja, el maíz y el trigo, que impacta sobre el mercado interno.

Con este escenario, queda más claro que nunca que los principales damnificados serán los trabajadores, con paritarias ancladas según la proyección trucha dela inflación el gobierno.

Para terminar con este ataque a nuestros bolsillos hay que establecer la apertura de los libros de las empresas dela alimentación e intervenir toda la cadena de precios para establecer su costo real, junto a la nacionalización del comercio exterior para evitar el traslado de los precios internacionales al bolsillo de los trabajadores. Todo esto de la mano del aumento de los salarios para garantizar que los ingresos obreros esten por arriba de la canasta familiar.

También te puede interesar:

El gobierno promete aumentar apenas el 10% el SMVyM hasta diciembre.
Mientras tanto, escala la inflación, cae el consumo y pocos pueden financiar bienes durables.
Llegó en julio a $67.557 y más de la mitad de la población percibe ingresos por debajo.
Distintas consultoras vaticinan que las comidas y bebidas se ubicarían, al terminar el mes, nuevamente por encima del 3%.
Hay que abrir los libros de la cadena de producción y comercialización y recomponer los salarios y las jubilaciones.
El gobierno endeuda a los pobres y enriquece a las patronales.