26/01/1995 | 437

El hundimiento de la “convertibilidad”

Como en su momento la “convertibilidad”, la llamada“dolari-zación”  es un recurso de emergencia, dictado por la agudización de la crisis e impuesto por el capital financiero.


Para parar la corrida cambiaria de 1991, Cavallo tuvo que lanzarse a la aventura económica de transformar las reservas del país en una garantía inmediata y directa de la circulación del peso. El hipotecamiento de las reservas fue, precisamente, un recurso último para evitar la “dolarización”  que estaban imponiendo “los mercados” mediante la corrida bancaria. “El ‘sofisticado’ ‘plan Cavallo’  —decíamos en el documento político de nuestro Vº Congreso— no es más que una enorme ‘operación de pase’, por la cual el Banco Central recibe dólares a crédito contra la entrega de pesos que rinden una tasa de interés varias veces superior a la internacional”.


Ante la crisis bancaria actual y la corrida contra el peso, Cavallo se vio obligado a entregar las reservas. O lo que es lo mismo, los bancos se negaron a renovar la “operación de pase” — la “convertibilidad”— y exigieron la inmediata ejecución de su garantía, las reservas. “La lógica de la ‘salida’–dice El Cronista, 19/1– es que comience a reducirse el respaldo del peso bien por debajo de (lo) que marca la Ley de Convertibilidad”… o lo que es lo mismo, su abandono.


Las medidas adoptadas bajo la presión de los grandes banqueros constituyen la expresión más rotunda del derrumbe del “plan Cavallo”, tanto más resonante cuanto que su ejecutor es el propio Cavallo.

En esta nota