24/08/1993 | 399

El impuestazo en la Capital

El déficit de la ciudad de Buenos Aires ascendía a fines del año pasado a la cifra de 1.000 millones de dólares, como consecuencia de los diferentes desfalcos que se perpetraron y se continuarán perpetrando con los contratos con los servicios privatizados o concesionados de la comuna.

Nadie sabe los términos en que el intendente Bouer está renegociando los contratos, ni los “arreglos” extrajudiciales que se habrían alcanzado con los Macri, Roggio y Cía. Un sospechoso incendio en el despacho del Intendente y en la Secretaría de Asuntos Legales habría borrado gran parte de los documentos que inculpan a Grosso en estos negociados.

Para hacer frente a este déficit, el gobierno menemista viene intentando a toda costa aumentar los impuestos, fuera del enorme recorte de gastos sociales, en particular para salud y educación, y el despido de miles de trabajadores.

El nuevo “Pacto Fiscal” autoriza a elevar la valuación fiscal de las propiedades del 65 al 80%, sin necesidad de que sea refrendado por el Concejo Deliberante. Esto, sumado a otras maniobras, amenaza con elevar los impuestos y tasas en el orden del 100 al 500%.

Frente a esta amenaza, la UCR ha declarado que hará “un exhaustivo seguimiento del sistema tributario municipal” (La Nación, 19/8). Para la UCR, la forma de afrontar el déficit provocado por los ruinosos contratos de concesión, es “encarando la única solución cierta, la emisión de bonos de consolidación de deuda a largo plazo”, por parte del gobierno nacional. Esto significa que avala la deuda usurera de los Macri y propone endeudar al conjunto del pueblo para pagarla.

Tampoco Rico o el Frente Grande plantean el desconocimiento de los contratos fraudulentos, haciéndose cómplices del saqueo a los vecinos.

También te puede interesar:

En el acto del día de ayer, en la cancha de Ferro, quisieron despegarse del fracaso macrista de cara al 2023.
El gobernador logró reelegirse con el 76% de los votos contra un PJ incapaz de ser oposición.
Tras 20 años de juicio, la Justicia decretó la quiebra de una empresa liquidada.
Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.
Entre aprietes y amenazas, la política punteril se hace carne en las palabras de la diputada de “Salvemos las 2 vidas”.