18/03/2015 | 1355

El incendio en la Facultad de Ciencias Naturales


El lunes 9 de marzo se produjo el incendió el cuarto piso de la Facultad de Ciencias Naturales y el Instituto Miguel Lillo. Según trascendió, se produjo por las filtraciones en los techos del establecimiento ante las incesantes lluvias, lo que provocó un corto circuito y luego el fuego que afectó un laboratorio y un aula con capacidad para 100 estudiantes.


La precariedad de la construcción e instalaciones de esta facultad e instituto salieron a la luz pública con este hecho, pero no se trata de una situación aislada o excepcional. Ese mismo día, los estudiantes de teatro de la Facultad de Artes denunciaban las deplorables condiciones de las aulas y lugares de ensayo, sin las más mínimas norma de seguridad. Otra situación similar se producía en la Facultad de Derecho, donde instalaciones fueron clausuradas debido a que las paredes estaban electrificadas.


Todos estos hechos se suman a muchos otros ocurridos en los últimos años, el más resonante fue el derrumbe de dos anfiteatros en 2011 en la facultad de Filosofía y Letras, sin que hasta al momento se haya producido alguna investigación, mostrando a las claras la existencia de una verdadera mafia en la UNT, que lucra con la obra universitaria, realizando obras fuera de todo control, con sobreprecios, y que tiene como contrapartida, que numerosas obras reclamadas en diferentes oportunidades por la docencia o el movimiento estudiantil siguen sin materializarse.


La crisis edilicia en la UNT, ha sacado a luz también que los fondos provenientes de La Alumbrera sólo sirven como caja negra para los negociados y el enriquecimiento de la casta que regentea la universidad. 

La necesidad de aumento del presupuesto y un plan de obras votado y contralado por la comunidad universitaria se tiene que transformar en una bandera de lucha contra la política actual de vaciamiento, ajuste y negociados de las camarillas enriquecidas que conducen la UNT.

En esta nota

También te puede interesar:

60 muertos al incendiarse un hospital para pacientes de Covid-19.
Sin respuesta gubernamental, el Polo Obrero lanzó colecta solidaria.
El Senado le extiende la licencia que tiene desde 2019 por una denuncia de abuso sexual.
Los testeos son bajos, la positividad alta, la saturación del sistema sanitario también