28/07/2021 | 1627

El programa del Frente de Izquierda

El programa que levanta el Frente de Izquierda es un programa de lucha y de movilización política. Es una plataforma con la cual actuaremos, como lo venimos haciendo, en el Congreso y las legislaturas con el objetivo de reforzar las luchas de los trabajadores y las causas populares; es un programa que defendemos todos los días en las calles y en la acción, y que levanta los reclamos más sentidos de las y los trabajadores. El programa del Frente de Izquierda es una realidad viva, que ha ido tomando cuerpo en una acción cotidiana de la izquierda en todo el país defendiendo los reclamos y enfrentando a los gobiernos del ajuste. Al mismo tiempo, es un programa de independencia de clase que tiene por norte la lucha por el gobierno de los trabajadores y el socialismo.

Salario, condiciones de trabajo

En los últimos años, los salarios perdieron en nuestro país el 20% de su poder de compra en promedio, pero la caída para los trabajadores informales o precarizados es aún mayor. Las jubilaciones fueron golpeadas por las reformas de Macri y Alberto Fernández. La Anses viene siendo vaciada para el pago de la deuda. La burocracia sindical responsable de esta entrega puebla las listas de los partidos patronales. Defendemos el salario igual a la canasta familiar, el 82% móvil para los jubilados. El pase a planta, en el mejor convenio, de todas las y los precarizados. El cese real de los despidos, la apertura de cuentas y puesta bajo control obrero de las empresas que cierren o despidan. Seguro al desocupado de emergencia de 40.000 pesos.

Abajo la entrega a la banca y el Fondo Monetario

El vaciamiento financiero es un gran responsable de la crisis nacional. Los capitalistas han fugado el equivalente a un año de PBI. Los pagos de la deuda se llevan una importante parte del presupuesto nacional, sustrayéndolos de la resolución de problemas urgentes. Todos los bloques que participan de las elecciones plantean acordar con el fondo a costa de nuevos ataques a salarios, condiciones de trabajo y jubilaciones. Planteamos la investigación y el no pago de la deuda externa, usuraria y fraudulenta. La ruptura con el Fondo Monetario Internacional. La nacionalización de la banca y el comercio exterior para volcar esos recursos a resolver los problemas urgentes de las y los trabajadores.

Ni una menos. El Estado es responsable

El aborto legal se conquistó por la lucha de millones de mujeres movilizadas en todo el país. Nuestra fuerza en la calle logró este derecho fundamental. Pero reclamos fundamentales de las mujeres siguen pendientes. La creación del Ministerio de la Mujer no significó ningún avance en la lucha contra la violencia de género. El aparato estatal en todos sus niveles ampara la violencia y garantiza el orden social responsable de la misma.

Planteamos la creación de un consejo autónomo de las mujeres y diversidades, electo y revocable por las propias mujeres, para garantizar con fondos públicos la asistencia real a las víctimas de la violencia, que no puede ser manejada por los funcionarios responsables de la situación actual. La revocabilidad de todos los jueces y fiscales. La separación de la Iglesia del Estado, ESI laica, científica y a cargo de las organizaciones estudiantiles y de la mujer.

Salud y pandemia

La pandemia reprodujo y amplificó la desigualdad social, el enriquecimiento de unos pocos a costa de las mayorías, las desigualdades de acceso a la salud y los negociados en deterioro de la misma. Los laboratorios compiten por contratos leoninos con los Estados. Los Estados imperialistas acaparan la mayor parte de las vacunas. La salud privada fue generosamente subsidiada por el Estado, mientras se desatiende la salud pública. Las y los trabajadores de la salud salieron en todo el país a reclamar por sus salarios y condiciones de trabajo. Reclamamos una respuesta urgente a estas demandas. Vacunas para todos, intervención de los laboratorios que las producen o que fabrican insumos fundamentales. Abajo las patentes. Centralización del sistema de salud, terminando con los negociados de la salud privada. Apertura de cuentas de las obras sociales al control de los trabajadores. Fuera la burocracia sindical.

Ambiente

La voracidad de los capitalistas está arrasando con la tierra, el agua, los glaciares, los ríos y provocando enormes catástrofes. Las movilizaciones se suceden contra la megaminería, en Chubut, Mendoza o Catamarca, contra los desmontes en el Chaco, contra los incendios en Santa Fe o Córdoba, contra las granjas porcinas en todo el país. Abajo la megaminería, que envenena nuestras aguas y destruye los glaciares. Continuidad laboral de sus trabajadores a cargo de las empresas, en tareas de remediación ambiental. Nacionalización de la producción energética y minera. Cese total de los desmontes. No a las granjas porcinas. No a las petroleras en la costa bonaerense. Protección de los humedales en todo el país.

Tierra y vivienda

El acceso a la tierra y la vivienda es negado día a día a millones de familias en todo el país. Las ocupaciones y desalojos son la expresión más cruda de esta realidad. Pero, antes, hay millones que no llegan a pagar los alquileres bajo el peso de la inflación y los bajos salarios. Los hipotecados UVA ven día a día aumentar sus cuotas. El acceso al crédito para la vivienda está cortado. Cada vez hacen falta más años de salarios para pagar una vivienda propia, a la que muy pocos acceden. La vivienda es un negocio para la especulación inmobiliaria. Planteamos: banco de tierras con los terrenos urbanos fiscales y ociosos para lotear masivamente. Plan masivo de viviendas y obra pública financiado con impuestos al gran capital. Urbanización de los barrios populares. Créditos a tasa fija para acceder a la vivienda propia. Cese de todo tipo de desalojos.

Inseguridad

Los candidatos oficiales pretenden terminar con la inseguridad con mano dura. Pero amparan todos los negociados que están en la base de este flagelo: el narcotráfico, el lavado de dinero, los desarmaderos de autos, los negociados que manejan las policías provinciales y los intendentes en todo el país, incluidos los prostíbulos y la trata de personas. Planteamos el desmantelamiento de estos aparatos represivos, conectados con las mafias que generan la inseguridad ciudadana. Abajo la represión policial en los barrios. Elección popular y revocabilidad de jueces y fiscales.

Educación

En pandemia, el ajuste contra la educación generó una verdadera masacre contra la educación pública. Los gobiernos no garantizaron dispositivos y conectividad, dejando a millones de jóvenes sin acceso al estudio. Luego forzaron un regreso a clases sin condiciones en medio del frío, en escuelas sin condiciones mínimas. Planteamos dispositivos y conectividad para poder estudiar, triplicación del presupuesto para infraestructura educativa. Asistencia y recursos para recuperar a todas las y los jóvenes que quedaron por fuera de la escuela. Sistema educativo único nacional laico y estatal.

El Frente de Izquierda lucha por estos reclamos fundamentales, que solo pueden ser resueltos integralmente por un gobierno de las y los trabajadores. El voto al Frente de Izquierda refuerza esta lucha y una alternativa frente a los gobiernos que vienen hundiendo a la clase trabajadora. Las bancas parlamentarias de la izquierda en el Congreso y las legislaturas están al servicio de este programa, contra el carrerismo y el beneficio personal de los candidatos patronales.

Sumate a la campaña por este programa.

   

También te puede interesar:

El avance del Frente de Izquierda. Escribe Néstor Pitrola.
Redoblemos esfuerzos de cara a las elecciones generales para concluir una gran votación.
Por un Congreso Piquetero Nacional que elabore un programa político, un plan de lucha y que una los sectores explotados contra el ajuste.
La actualidad de nuestro planteo, luego de las Paso.
El Polo Obrero fue clave para la recomposición electoral.