02/01/1996 | 479

El ’verso’ continúa

Alsogaray volvió. En un artículo navideño, el ‘Chancho’ reclama un “segundo impulso” porque, dice, “el proceso de transformación iniciado corre el riesgo de retroceder” (La Nación, 27/12).


O, lo que es lo mismo, el ‘plan’ Cavallo está muerto. “El momento actual —dice— está caracterizado por … la recesión y la desocupación que se mantendrán seguramente durante 1996, … el déficit fiscal, … la escasez de capitales y las limitaciones crediticias, …una marcada intranquilidad social que se traduce en reclamo de salarios impagos, resistencia al pago de ciertos impuestos y otros de la misma índole, … la existencia de ‘bolsones de pobreza’, … la situación de los jubilados y el deterioro de la clase media, … la situación verdaderamente crítica de las finanzas de la mayor parte de las provincias, … la debilidad de las exportaciones …” (ídem).


“Como consecuencia fundamental —concluye— las dudas que todavía subsisten acerca de la paridad cambiaria” (ídem).


Aunque al comisionista de la aeroísla se le ‘escapan’ algunas ‘perlitas’ de la mayor importancia tales como la crisis bancaria, las quiebras comerciales e industriales, el derrumbe de la educación y la salud o el fracaso de la jubilación privada (sólo aporta el 40% de los inscriptos), la enumeración que realiza es más que suficiente para caracterizar una derrota ideológica de los que han venido ofendiendo la inteligencia popular con el verso de que ‘con el mercado se come, se cura, se educa …’.


¿Cómo salir de la catástrofe provocada por el “primer impulso”? Mediante un “segundo impulso” que “reafirme este rumbo”, dice Alsogaray, que reclama “un plan global de aplicación inmediata y simultánea” … es decir, un ‘plan cavallo’ dos, que no sería, sin embargo, ‘la segunda reforma del Estado’, ni el presupuesto 96, ni  los ‘superpoderes’. El ‘segundo impulso’  que Alsogaray no se atreve a describir consiste en un retorno a la edad de piedra en materia laboral y en un hambreamiento sin precedentes.


Esta es la apuesta del capital y de su régimen político… o la justificación anticipada de su hundimiento.

También te puede interesar:

Sobre los dichos de Vidal en el debate de candidatos de CABA.
Sobre las declaraciones de Guzmán afirmando que no hubo ajuste.
Paga un vencimiento por casi 1.900 millones de dólares al FMI
No se “gasta” mucho en salarios, sino que se recauda poco sobre el capital.
Se trata de una cifra ínfima en comparación a la proyección realizada en el Presupuesto 2021.