10/05/2012 | 1221

En Córdoba también ‘saltan los tapones’

La crisis financiera de la provincia de Córdoba suma nuevos actores y amenaza con convertirse en crisis política que ponga en cuestión al gobierno de De la Sota.


El nuevo acicate a la quiebra de las finanzas provinciales es la crisis energética. En sólo tres años, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) ha perdido casi 500 millones de pesos como resultado de la venta de energía a Cammesa -la empresa de participación estatal dedicada a la comercialización mayorista de energía, comandada por Julio De Vido. Según el gobierno provincial, lo que Cammesa le paga a la Epec por la generación apenas cubre el 50% de los costos de la misma. Lo que el gobierno provincial no dice es que esos costos de generación son los más altos de la Argentina, como consecuencia de la pesada carga que significa pagar la amortización de la obra de repotenciación de la Central de Pilar, la que fue ejecutada con sobreprecios que superan en un 70 por ciento a los valores medios del mercado. Ya dimos cuenta de este negociado en las páginas de Prensa Obrera (ver N° 1.213 del 8/3).


Pero lo que antes parecía ser un lugar donde todos abrevaban en los negocios, hoy ha comenzado a mostrar fisuras. Electroingeniería -la empresa que se quedó con la parte del león en la obra de la Central de Pilar y nave insignia de los K en todos los negociados en materia energética- ha comenzado a recibir dardos venenosos desde las trincheras delasotistas, hasta con amenazas de pedir a la Justicia que investigue los sobreprecios de la obra de Pilar. Sin embargo, a Electroingeniería le ha salido un inesperado aliado: el sindicato de Luz y Fuerza que, en Córdoba, comanda la CGT 'nacional y popular' kirchnerista.


Este entramado de empresarios y burócratas K ha comenzado a desenrollar la alfombra roja para que el gobierno de De la Sota transite derechito el ingreso de Córdoba al escenario de la bancarrota capitalista mundial. Según un funcionario del gobierno provincial, "Pilar se puede llevar puesta a la Epec". Y convengamos que la Epec es lo suficientemente grande como para llevarse puesto a un gobierno. De la Sota es consciente de que la reciente pseudoestatización de YPF coloca en el horizonte la posibilidad de un aumento considerable en el precio de los combustibles, lo que haría más inviable aún a Pilar y terminaría por herir de muerte las finanzas de la empresa de energía de Córdoba.


Este desarrollo de la crisis expone cada vez con mayor claridad, que la salida no puede estar detrás de una u otra camarilla gobernante o de la oposición patronal. La deliberación de los trabajadores -mediante reuniones, asambleas y plenarios- es el método para establecer un programa que plantee la anulación de todos los contratos con Electroingeniería, que ponga a la Epec bajo gestión de los trabajadores, conformando comisiones de trabajadores y técnicos independientes para establecer los verdaderos costos de la generación de energía. Este es el programa que el Frente de Izquierda levantó en las últimas elecciones y que ha quedado confirmado por el curso de los acontecimientos.

En esta nota

También te puede interesar:

El gobierno provincial refuerza el ataque en salud, avancemos en el frente único de los hospitales para ganar.
Ana Becerra afirma que tomó medidas, pero que habían quedado a la espera y la Justicia cordobesa que no resolvió.
Dos nuevos escenarios salen a la luz en el marco de detenciones efectuadas en la ciudad capital. Mientras el Ministerio de la Mujer obstruye las denuncias.