27/02/2014 | 1303

En defensa del salario y los puestos de trabajo

Proyecto de Ley del Frente de Izquierda

Lanzamos una campaña nacional

La mesa nacional del Frente de Izquierda anunció, en conferencia de prensa en el Congreso Nacional, una importante iniciativa parlamentaria que levanta un programa obrero frente a la crisis, en defensa del salario y los puestos de trabajo, tanto del sector público como el privado, incluyendo a los trabajadores precarizados y en negro.

Con una importante concurrencia de referentes sindicales y del movimiento popular, se presentó un Proyecto de Ley en oposición al plan de ajuste Kicillof-Capitanich, estableciendo un aumento de emergencia de 3.000 pesos para todos los trabajadores y jubilados, 9.000 pesos de salario mínimo y la prohibición de despidos y suspensiones.

Este proyecto será reproducido y presentado en cada una de las legislaturas provinciales donde el Frente de Izquierda o el PO tienen representación, y será impreso para ser distribuido masivamente y lograr que sea objeto de deliberación entre los trabajadores. La iniciativa tiene por objetivo contribuir, a través de una fuerte propaganda y agitación política desde todos los parlamentos del país, al desenvolvimiento de las luchas del movimiento obrero contra la pretensión de descargar la crisis sobre los trabajadores. Ante la parálisis de la burocracia sindical y su franeleo con la oposición derechista, el Frente de Izquierda toma la iniciativa de levantar una tribuna política independiente que les sirva de herramienta a los trabajadores para triunfar en sus demandas y hacer avanzar una alternativa política propia.

También te puede interesar:

Pongamos en pie un plan de lucha contra este nuevo ataque a las y los trabajadores y a la caja previsional provincial.
La denuncia por parte de los sindicatos combativos alertó a la docencia, que protagoniza conflictos en nueve provincias.
Otro motivo para luchar y superar la tregua de la conducción de Aten.
Por el salario y las condiciones de trabajo y estudio.
La marcha fue hasta la gobernación, pasando por la sede de la gremial Uepc, donde la conducción le cerró literalmente las puertas al reclamo.