21/07/2005 | 909

En Neuquén y Rio Negro: La diáspora de la Alianza se come a Izquierda Unida

Se acaba de anunciar la formación del “Frente Amplio” en Neuquén, integrado por el ARI, el Partido Comunista, el Partido Intransigente y el Partido Socialista. Un frente similar se prevé en Río Negro, con el PSD, el PC y el ARI.


El anuncio del frente en Neuquén lo hizo la misma Elisa Carrió. Ante las preguntas de los periodistas, Carrió aclaró: “Nosotros no somos un partido de izquierda”. Es decir que la ‘izquierda’ va a la cola de esta agente del capitalismo.


El programa del “Frente Amplio” fue ampliamente divulgado por el PC. Plantea “la recuperación de nuestros recursos energéticos y naturales con control estatal”, es decir que sigan en manos de Repsol, que hoy ya está controlada ‘establemente’ por la Secretaría de Energía, la Afip, etc. Tambíén plantea “la reestructuración del sistema de jubilaciones y pensiones”, lo que no augura nada bueno porque sus partidarios acaban de criticar el 82% otorgado a los docentes, aunque es trucho (ver Realidad Económica, Nº 211).


Aunque el Programa habla de “un incremento del salario real”, en la conferencia de prensa Carrió se opuso a un aumento generalizado de los salarios, porque, dijo, “si se aumenta sin productividad, muchas pymes pueden desaparecer” (Río Negro, 15/7). Le faltó culpar a los porteros por el aumento de la inflación.


El acuerdo del PC con el ARI, el PS y el PI dejó girando en el vació al MST, que aspiraba a mantener la unidad de IU en Neuquén, en el marco de una alianza con Mario Cafiero y Alicia Castro en Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires.


Si se tiene en cuenta que en Santa Fe y Córdoba los socialistas realizaron un acuerdo con la UCR, tenemos que la diáspora de la Alianza se comió a Izquierda Unida.

También te puede interesar:

Se impulsan caravanazos y el apoyo a las luchas en curso.
Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.
Mientras, alegan que “deben endeudarse” para pagar los salarios de los trabajadores estatales.
En 2011, cuando era subsecretario de Acción Social de Nequén, fue denunciado por abusar sexualmente de mujeres valiéndose de su cargo en el poder.
El reclamo por el derecho laboral gana lugar dentro del movimiento obrero de la región.