Políticas

6/2/2024

Así se vivió en la calle el revés de la Ley Ómnibus

Nueva concentración frente al Congreso.

Foto: Andrés Ojo

En forma paralela al tratamiento en particular de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados, se desarrollaba una nueva concentración en la Plaza de los dos Congresos para repudiar una norma que asigna superpoderes para el presidente Javier Milei, facilita privatizaciones masivas, avasalla derechos democráticos y establece todo tipo de ataques contra los derechos laborales.

Al conocerse que el oficialismo solicitaba el pase a comisión de la Ley, debido a la falta de votos en puntos cruciales de la norma, muchos manifestantes celebraron.

Desde la plaza, Gabriel Solano (legislador porteño y dirigente del Partido Obrero) señaló que “el gobierno acaba de sufrir una derrota. ¿Cuál es la conclusión? La primera es que Milei no puede reunir a toda la clase capitalista detrás de sí. Se están matando. Y cuando los de arriba se matan, los de abajo tenemos una oportunidad. Por eso, más que nunca, plan de lucha de la CGT. Hay que preparar un gran paro general como comienzo de un plan de lucha por el salario, por el trabajo, por las jubilaciones, la vivienda, la educación”. Planteó, también, la necesidad de una asamblea nacional de trabajadores ocupados y desocupados, con la participación de las asambleas populares, de los movimientos ambientales y de la cultura.

En la jornada, donde se repitió un despliegue policial masivo, participaron organizaciones piqueteras, sindicales, de jubilados, de la izquierda, centros de estudiantes y asambleas barriales.

Los diputados del Frente de Izquierda – Unidad, levantada la sesión, se acercaron a la manifestación. Allí, Romina Del Plá denunció un intento oficial por imponer un estado de excepción y una “democracia de infantería. Y dijo: “Queremos dedicarle este golpe a Milei que está en este momento en Israel, reforzando el ataque al pueblo palestino”. “Este golpe que ha recibido el gobierno tiene un valor muy especial en un capítulo que no han podido votar, que es el de la modificación del Código Penal para llevar el protocolo antipiquetes y antiprotestas al nivel que sea una ley con la cual se persigue a todos”, añadió. En este sentido, envió su saludo a los compañeros Víctor da Vila, Martín Rodríguez y Raquel Blas, referentes del Partido Obrero de Mendoza, perseguidos por el gobierno de Alfredo Cornejo.