28/06/2020

Escándalo en Santa Fe: tras renunciar como ministro de Salud, Parola cobrará $250.000 de sueldo

Ahora como asesor del Ejecutivo. Pretende seguir cobrando por su rol como agente de la medicina privada en el Estado.

Mediante un decreto difundido por distintos medios de comunicación, que lleva la firma del gobernador de Santa Fe Omar Perotti, el ahora ex ministro de Salud, Carlos Parola, pasa a ser asesor del Poder Ejecutivo, recibiendo por ello un salario equivalente a secretario de Estado -estimado en $250.000 en bruto y $215.000 de bolsillo. Le bastaron seis meses como ministro de Salud para ubicarse con un salario de un cuarto de millón de pesos.


Esto solo puede provocar enorme indignación y repulsión de cualquier trabajador o trabajadora santafesino para con el gobierno de Perotti. Este escándalo sucede en momentos donde datos oficiales del Indec colocan a Rosario como la segunda ciudad con mayor índice de desocupación del país.  Donde una gran parte de trabajadores del Estado, de salud o docentes ganan por debajo de la canasta de pobreza, que se ubica en alrededor de $45 mil. Cuando miles de docentes reemplazantes no cobran nada desde hace tres meses, en el contexto de pandemia, y tuvieron apenas la asistencia de un par de bolsones de comida por parte del gobierno.


Un ¼ de millón para seguir derrumbando la salud pública


A Carlos Parola lo “fletaron” del gabinete como resultado de las disputas de intereses entre los grupos capitalistas de la medicina privada, que quieren hacerse con el presupuesto público de Salud. Se trata de un personaje que se enriqueció vinculado a la medicina privada en Cordóba, y que en el último mes ni siquiera daba una mísera conferencia de prensa anunciando la cantidad de casos diarios de Covid-19 en la provincia.


El sistema de salud pública de Santa Fe está en franco derrumbe desde hace años y la pandemia (casi a la par del inicio del gobierno de Perotti) solo lo puso de manifiesto con toda crudeza. La infraestructura hospitalaria está en ruinas. Santa Fe tiene un promedio de 4,7 camas por mil habitantes, cuando se recomienda de 8 a 10 camas, y ese 4,7 se alcanza sumando al sector privado, que representa más del 50%. Faltan los insumos en los hospitales, y hasta hace poco la deuda con proveedores estaba por las nubes; las licitaciones para la compra de los mismos eran boicoteadas por las empresas, al no tener garantías de cobro, dejando como resultado hospitales sin insumos de primer orden. Los elementos de bioseguridad para el personal son completamente insuficientes, y los trabajadores de la salud tienen que buscar doble o triple empleo porque no les alcanza con los salarios de miseria. Solo para nombrar algunos ejemplos de la enorme lista.



Parola y Perotti no hicieron absolutamente nada para revertir esta situación. Por el contrario, la profundizaron. Desde que comenzó la pandemia, el “gran logro” de Perotti-Parola fueron 28 camas nuevas de terapia intensiva para Rosario y la región (seis en el Centenario, ocho en el Hospital Provincial, doce en el HECA y dos en el Eva Perón de Granadero Baigorria) -como se informa en la web oficial. Un rebrote de Covid-19 con intensidad se lleva puesto los “logros” de Perotti y Parola en días.


Parola es un agente de la medicina privada insertado en el Estado y pretende cobrar ese rol, sea o no ministro de Salud. Fuera los saqueadores del presupuesto público de salud. Desde el Partido Obrero reclamamos la derogación del decreto de Perotti. Ni un solo peso a los vaciadores del sistema de salud.



 

También te puede interesar:

900 precarizades de la salud se encuentran en la incertidumbre sobre sus salarios y su continuidad laboral.
Este pichón de González Fraga fue avalado por todos los bloques del Concejo.
El instructivo gubernamental de interrupción del embarazo con medicamentos, el negocio del misoprostol y la clandestinidad que continúa.