Políticas

12/6/2008

|
1041

FERROVIARIOS DEL ROCA | Una campaña integral contra el Tren Bala

Los compañeros ferroviarios del Roca, nucleados en Causa Ferroviaria, vienen desarrollando una campaña contra el ‘tren bala’ entre los trabajadores de la línea. La campaña incluye un petitorio por el reclamo de un resarcimiento, con motivo del cambio de titularidad en la administración de Roca. Taselli, el ex concesionario, fue reemplazado por un nueva patronal integrada por un pool de empresarios que conducen otras líneas férreas metropolitanas. En pocas semanas de trabajo, ya se han reunido más de 350 firmas.
Entre las adhesiones se destacan las del personal de transporte y de los talleres de Remedios de Escalada. Este movimiento empalma con el reclamo de los tercerizados por su efectivización. Una asamblea reciente, en la cual participaron compañeros despedidos por esas empresas y tercerizados, aprobó un plan de acción para exigir su incorporación al convenio ferroviario.
El faraónico proyecto del ‘tren bala’ viene despertando la indignación tanto de los trabajadores como del público usuario.
Es que el despilfarro que el gobierno y el negociado promueven en beneficio de un puñado de grupos capitalistas (la francesa Alstom y las argentinas Emepa, ligada al gobierno, y Iecsa, del grupo Macri) contrasta con los techos salariales pactados con la complicidad de la burocracia. Pero, por sobre todas las cosas, contrasta con el deterioro creciente del ferrocarril.
El miércoles 4 de junio, la furia volvió a apoderarse de los pasajeros. Después de varias horas de espera como resultado de un accidente, se reanudó el servicio pero los pasajeros que venían de Constitución quedaron varados en Temperley, donde se les informó que se cancelaban los servicios eléctricos para llegar a Ezeiza y Glew. Las demoras y cancelaciones son moneda corriente. Esto no ha sido un obstáculo para que la ley ferroviaria que acaba de votarse en el Congreso disponga la creación de una empresa estatal en convivencia con los concesionarios y operadores del servicio, incluido el Roca (como Roggio, Cirigliano o Romero).
El deterioro va unido a una creciente precarizacion laboral en el Roca, donde el gobierno volvió a contratar más de mil puestos de trabajo de empresas tercerizadas, que eluden el convenio ferroviario pagando sueldos de miseria y despidiendo sistemáticamente. En Ugofe (que opera el Roca), aumentó la discriminación a la hora de categorizar al personal, siguió la polifuncionalidad laboral y creció el desprecio por las medidas de seguridad, lo que afecta tanto a los trabajadores como a los usuarios. Los gremios ferroviarios actúan como oficinas de personal de la empresa. En todos los talleres ferroviarios sigue la más cruda inseguridad laboral, como denuncian los compañeros de Victoria (TBA) y Remedios de Escalada (Ugofe).
Otro aspecto es la intimidación creciente en la línea, con el reclutamiento de personal entre los protegidos de la burocracia. Otro es el procesamiento de los cuerpos de delegados del Mitre y del Sarmiento; y el reprocesamiento por una Cámara de Apelaciones en La Plata a los activistas sobreseídos del Roca. En Ugofe crece la persecución gremial a los opositores con traslados arbitrarios.
La campaña comienza el miércoles 11 de junio, con una radio abierta en Temperley.

  • No al tren bala. Por un tren para todos.
  • Respeto del convenio ferroviario. No a las tercerizaciones. Re-incorporación de los despedidos. Basta de persecución a los luchadores.
  • Salario igual a la canasta familiar. Resarcimiento a los trabajadores.
  • Nacionalización de los ferrocarriles bajo control de los trabajadores.

Pablo Heller

En esta nota