06/03/2021
AHORA

Formosa: continúa la movilización contra Insfrán

Planteamos que se vaya el gobernador y el desmantelamiento de este régimen de hambre y represión.

En respuesta a la represión de este viernes 5, este sábado se ha convocado una nueva movilización en Formosa. Desde el mediodía comenzaron a concentrarse manifestantes en el centro de la ciudad, para repudiar la feroz represión del día anterior. El antecedente inmediato es que los comercios estuvieron abiertos en el día de ayer, desconociendo la vuelta a la fase 1 establecida por el gobierno. La autoridad del Estado está absolutamente golpeada, un golpe enorme a un régimen que lleva décadas en el poder manejando la provincia como si fuera un feudo.

Es que la vuelta a la “fase 1” de Insfrán no tiene que ver con ningún criterio sanitario. Por un lado, porque el propio gobierno es responsable de la crisis de la salud pública; por el otro, porque la cantidad de casos no amerita una medida semejante. Frente a esta situación, han comenzado a correr versiones de que habría un ocultamiento de casos. Algo que no sorprendería de un gobierno acostumbrado a tapar la realidad comprando masivamente medios de comunicación y aplicando una censura muy estricta. El gobierno que impone el cierre masivo y la imposibilidad de circular, por otro lado, envía a los docentes a las escuelas sin estudiantes a mantener una presencialidad que no tiene ningún sentido pedagógico y es un foco de contagios.

La movilización de ayer, que comenzó con un reclamo de comerciantes para poder tener libertad para trabajar, se ha transformado en un fenómeno más amplio. Fue precedida por numerosos reclamos por vivienda, trabajo y otros puntos urgentes. Jóvenes de las barriadas concurrieron a la plaza en reclamo contra una represión policial que se vive día a día en los barrios. También numerosos sectores de trabajadores y artistas. Esa afluencia explica la masividad de la movilización que se mantuvo en el centro de la Ciudad durante varias horas a pesar de una represión policial que se cobró 104 detenidos, entre ellos Fabián Servín dirigente del Partido Obrero, quien fue encarcelado por defender a un joven movilizado atacado por la policía.

Frente a esta crisis tan grave, Alberto Fernández no emitió palabra. La voz cantante en el gobierno la tuvo Horacio Pietragalla, su secretario de Derechos Humanos, quien encabezó un ataque a la movilización, a la que tildó de violenta, cubierto por un tímido repudio a la represión. El gobierno nacional respalda a Insfrán, pero la escalada de la crisis coloca la cuestión de Formosa como un flanco abierto a nivel nacional.

Cambiemos, en tanto, defiende la intervención federal de la provincia. Pero esta intervención debería ser realizada por el gobierno nacional, que apoya a Insfrán. Bullrich, que durante el gobierno de Macri encabezó y justificó brutales represiones contra jubilados, trabajadores, desocupados y toda clase de oposición, viaja a Formosa ahora en nombre de denunciar la represión. Se trata de una estafa política. Cambiemos, que hundió durante su gobierno a comerciantes de todo el país con una política de ajuste, se presenta ahora como defensor de esos mismos sectores frente a Insfrán.

El planteo del Partido Obrero

Indudablemente, se abrió una brecha para expresar los reclamos más sentidos del pueblo de Formosa. El gobierno que impuso una paz de cementerios, con salarios por el suelo, niveles enormes de pobreza y falta de libertades básicas se encuentra fuertemente golpeado. Es una oportunidad enorme para que los trabajadores y el movimiento popular intervengan con un planteo propio.

Este planteo debe incluir la lucha por el acceso a la vivienda, un reclamo fundamental que crece en los barrios de la mano de los desalojos, la desocupación y la miseria salarial. Por el salario y el acceso al trabajo genuino. Por la tierra para los campesinos e indígenas contra el acaparamiento por parte del gran capital que ha promovido el gobierno provincial. Debe incluir el desmantelamiento del régimen de punteros que mantienen controlada a la población en las barriadas con los escasos recursos del Estado.

Estos reclamos fundamentales son incompatibles con la orientación que el radicalismo y Cambiemos pretenden darle a la movilización, explotando fundamentalmente el planteo de libertad de comercio. El radicalismo lo combina con un ataque al peso del Estado en la provincia, que encubre una línea de ajuste contra los trabajadores estatales. Y con la defensa de una intervención federal que no implicará ninguna salida frente a los reclamos urgentes del pueblo de Formosa.

El Partido Obrero impulsa la movilización contra el régimen llamando a formar asambleas populares. A deliberar y poner en pie un programa, para impulsar todos los reclamos de los trabajadores. El agotamiento del gobierno de Insfrán es evidente, planteamos que se vaya Insfrán y el desmantelamiento de este régimen de hambre y represión. En base a este planteo, llamamos a impulsar un acto y una movilización común de todas las organizaciones populares, contra el gobierno, y en forma independiente de la oposición radical.

La burocracia sindical de la provincia es completamente cómplice de Insfran. Enfrentarla es parte de la lucha contra el régimen. Los sindicatos deben romper con el gobierno, planteamos asambleas en cada lugar de trabajo y en todos los barrios, paro y movilización contra el hambre y la represión.

Nuestras consignas son: ¡Basta de hambre y represión, fuera Insfran!

También te puede interesar:

Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.
Días después que Alberto Fernández omitiera el genocidio indígena.
Vamos por el congreso del FITU para potenciar a los trabajadores, a los luchadores y a la perspectiva obrera y socialista. Escribe Eduardo Salas
Hay retrasos en la aplicación de vacunas en varias provincias del país.
Un enorme operativo policial cercó la actividad del Ni Una Menos.