14/10/2021

Formosa: el plan de viviendas de Insfrán es una burla

candidata a diputada provincial por el Partido Obrero.

En medio de una profunda crisis habitacional, el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, anunció la entrega de 294 viviendas en el Barrio “Nueva Formosa”, que se oficializaría en un acto previsto para hoy y pretende presentarlo como una solución a la gran demanda en la provincia, donde miles de familias esperan por un techo.

La crisis habitacional en Formosa no es una novedad, y esto lo sabe muy bien el gobernador que ya en la campaña electoral del 2013 se comprometía a resolver este grave problema prometiendo llegar al déficit habitacional cero para el 2015. Han pasado 8 años, con dos reelecciones de por medio y, lejos de resolverse, la situación se ha empeorado. Cada vez son más las familias que carecen de una casa propia; la falta de trabajo genuino y los sueldos de miseria hacen imposible costear los alquileres altísimos –producto de la especulación inmobiliaria de la que los mismos que nos gobiernan forman parte- y ni hablar de poder comprar una casa o un terreno.

Este nuevo acto demagógico no tiene nada de novedad, ya es una costumbre del gobierno de más de 25 años de Gildo. Pero la pantomima electoral de este año ya adquiere carácter perverso. En su desesperado intento por recuperarse de las Paso, el gobierno se burla de los y las trabajadoras que esperan por una casa para vivir, ofreciendo una respuesta que además de insuficiente es inaccesible.

En el transcurso del año se sucedieron numerosos cortes de ruta en diferentes puntos de la provincia por el derecho a la vivienda. Un grupo de mujeres ha sostenido esta lucha sin cesar y hace meses que están acampando al costado de la ruta, sin obtener respuestas por parte del gobierno. En la ciudad, el Polo Obrero y otras organizaciones sociales, llevan más de un año movilizándose para acceder a un módulo, y el Ministerio de la Comunidad optó por vallar el edificio negándose a atender la demanda de la clase trabajadora desocupada y rechazando los reiterados pedidos de audiencia.

Ahora, a un mes de las elecciones generales, anuncian con bombos y platillos la entrega de viviendas a la que la inmensa mayoría de los sin techo no podrá acceder porque el propio sistema de inscripción pone condiciones que excluye a los desocupados y a los trabajadores en negro. En el juego perverso que plantea Insfrán y su aparato, la primera prueba a pasar deja a muchos afuera: si no tenés trabajo estable y un sueldo que garantice que puedas pagar y asegurar la tasa de reintegro al IPV, quedas fuera. Esto en una provincia donde la mitad de la población está entre la pobreza y la indigencia. Y quienes logran pasar ese filtro deben someterse al sistema de sorteo, como si la atención a las necesidades básicas urgentes del pueblo trabajador pudiera depender del azar.

Desde el Partido Obrero denunciamos la perversa maniobra del régimen de Insfrán y planteamos la necesidad de un plan masivo de creación de viviendas públicas en toda la provincia para superar una crisis de años que afecta a la mayoría de la población y más aún a los sectores populares. Pero ni el problema habitacional, ni el hambre, la miseria, ni los salarios bajos podrán resolverse si la prioridad de los gobiernos y la oposición es el pago de la deuda externa, ajustando a la clase trabajadora y sumiéndonos en la miseria y la pobreza.

Rechazamos la especulación electoral del gobierno, exigimos la entrega inmediata de todos los módulos habitacionales disponibles y el acceso a la tierra para construir y llamamos a todas/todos los trabajadores, ocupados y desocupados, a organizarnos en la lucha por el acceso a la casa propia y todas las reivindicaciones de nuestra clase.

En esta nota