16/11/2000 | 688

«Golpe de mercado»

Los anuncios de que el FMI estaría armando un paquete de rescate preventivo pa­ra la Argentina, son un mal augurio. Cuando recientemente, primero en Indonesia, lue­go en Rusia y por último en Brasil, se efectivizó un planteamiento similar, ello sólo sir­vió para precipitar una fuga de capitales y finalmente la bancarrota. La devaluación in­donesia generalizó la crisis en Asia; la rusa amenazo incluso la estabilidad bancaria en Estados Unidos; la brasileña dejó por lo menos a la Argentina en ruinas -y es el prece­dente inmediato de la actual cesación de pagos local.


Pero aún más que en los casos relatados, la crisis argentina tiene una dimensión in­ternacional. Es que se encuentra vinculada a una suba espectacular de la sobretasa que pagan los activos de riesgo de las grandes corporaciones norteamericanas -unos 600 puntos por encima de los bonos del Tesoro–. El último informe trimestral del FMI aler­ta acerca de que el riesgo de estos activos es superior en la actualidad al de los títulos de los países emergentes. El FMI tiene tantas menos posibilidades de ‘rescatar’ a la Ar­gentina cuando una ola de incumplimiento de pagos se propaga a nivel internacional. Las soluciones de corte fondomonetarista están doblemente agotadas, porque no pue­den ni Argentina ni el Fondo. Esta nueva fase de la crisis mundial pone al descubierto el fracaso de las grandes operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas, que se hicieron recurriendo a un gigantesco endeudamiento internacional.


Las medidas que acaba de anunciar el gobierno de la Alianza frente a la crisis son tanto más incongruentes cuanto que chocan con otras medidas dictadas con el mismo fin. Lo demuestra así la decisión de tomar fondos de las AFJP para financiar el pago de la deuda pública, cuando una reciente ley reservó esos mismos fondos para un llamado plan de infraestructura. Esta anomalía permite concluir que los acreedores le han ganado de mano al ‘grupo productivo’ a la hora de volcar los aportes jubilatorios de los tra­bajadores al sistema privatizado.


Obviamente, la disputa por los fondos de las AFJP se convierte necesariamente en disputa por el poder. A William Rhodes, presidente del Citibank, se le adjudica una ges­tión en el país para que De la Rúa continúe al frente del gobierne. En el coloquio de idea, en Mar del Plata, se oyó hablar de golpe de Estado. El agotamiento del ajuste arrastra al régimen que lo prohijó como vía para satisfacer a los usureros internacio­nales.


La crisis del Senado desemboca ahora, entonces, en una crisis en regla. Las alter­nativas, varias, se resumen en estas dos: o un golpe de mano de los grandes capitalistas para establecer un gobierno autoritario y reforzar el Estado policial, o el traspaso del poder a una Asamblea Constituyente libre y soberana.

También te puede interesar:

Rescate de la deuda a costa de liquidar los derechos laborales.
Panorama político de la semana.
Una declaración pide que los Derechos Especiales de Giro se usen para salud, pero el gobierno acaba de cancelar 300 millones de dólares en intereses al organismo financiero.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.
Martes 4 de Mayo 12 hs. en el Obelisco conferencia de prensa y plan de Lucha de la Unidad Piquetera que reúne más de 30 organizaciones nacionales.
El 1° de Mayo, acto del Frente de Izquierda: el gobierno, la derecha y los capitalistas nos llevan a una catástrofe social y sanitaria.