18/11/2010 | 1155

Gutiérrez quiere aumentar las tasas, los quilmeños se oponen

-Exclusivo de internet

El intendente Gutiérrez ha enviado al Concejo Deliberante un proyecto de reforma fiscal que significa un aumento de las tasas por servicios generales de entre el 60 y el 100 por ciento.

Todos pagaremos más. Por ejemplo, la zona D, que es la de zona periférica de menor poder adquisitivo, donde la mayoría de las calles son de tierra, se elevará de 11 a 19 pesos el valor a pagar, un aumento del 70% promedio, o viviendas particulares de la zona de Quilmes Oeste, de medianos recursos, pagarían alrededor del 150% de aumento.

Distintas organizaciones están realizando actividades de denuncia y juntando firmas contra la reforma fiscal tributaria.

El argumento es el de siempre: recaudar más para prestar mejores servicios. ¡A tres años de gestión, esto suena a cuento repetido.

Una sola empresa, Convelía, que recolecta la basura de las dos zonas del distrito, se lleva 48 millones de pesos, más del 20 por ciento del presupuesto. La promesa de campaña de municipalizar las recolecciones de residuos fue eso, sólo una «promesa de campaña».

Si quiere más recursos para la comuna, que le cobren multas y un impuesto progresivo a los especuladores inmobiliarios, que violaron las normas de ordenamiento urbano y que fueron «amnistiados» en septiembre de este año por una ordenanza que les permite regularizar las construcciones ilegales en el distrito.

Los aumentos de las tasas municipales que se aplicaron en el pasado no redundaron en beneficio de la población. Sirvieron, en cambio, para alimentar los negociados de la patria contratista. El hospital de Solano atendió este año sólo el 20 por ciento en el sector maternidad. Tanto el hospital como varias de las unidades sanitarias no tienen instalaciones de gas natural: «calentamos el agua para bañar los bebes de neonatología en el microondas» -informa el presidente de la Cicop. Hay problemas edilicios en el dispensario (instituto Ramón Carrillo), en el que también hay irregularidades en la entrega de medicamentos e insumos para los pacientes con diabetes.

El reclamo por falta de personal, tanto médico como auxiliares, las deudas salariales, salarios por debajo de la línea de pobreza en el sector salud y un básico de alrededor de 1.200 pesos en la carrera municipal son una muestra de la situación del distrito.

Hay que reforzar la lucha contra este nuevo impuestazo.

No al aumento de las tasas. Multas e impuestos progresivos a los especuladores inmobiliarios.

Eximición de impuestos y tasas a todos los vecinos que perciben ingresos por debajo de la canasta de pobreza.

No a la privatización de la rivera. Defensa del acceso al río para toda la población.

Estatización de la recolección de residuos, manteniendo los puestos de trabajo, con las actuales condiciones laborales y salariales.

Completar la planta de personal del hospital y todos los centros de salud.

Provisión de insumos y medicamentos.

Inmediato aumento de salarios a los trabajadores de la salud y a todos los municipales, pase a planta permanente de todos los trabajadores con contrato precario.

Plan de viviendas financiado por impuestos a los pulpos inmobiliarios y a las tierras improductivas.

Plan de saneamiento ambiental y de mejoras edilicias en los barrios.

Que se abran los libros contables del Municipio y sean auditados por asambleas vecinales.

En esta nota