25/05/2000 | 666

Hablan los protagonistas

El origen del corte


Perico Raineri: El conflicto se inicia cuando se caen los planes Trabajar. Un grupo de compañeros desocupados de Mosconi y Tartagal toma la decisión de cortar la ruta, reclamando la continuidad de unos 200 planes por dos años y que les paguen dos meses adeudados. Con ese reclamo se mantuvieron unos 6 ó 7 días, hasta que se produce el paro de 48 horas impulsado por los docentes autoconvocados por el tema del ticket canasta. Objetivamente, ya se creaba un escenario de extensión del conflicto en la zona. Luego se produce la detención de unos chicos vinculados al corte, posteriormente la represión y la repuesta de la pueblada.


El corte en un principio tenía escasa repercusión; desde los medios se lo trataba de desacreditar, buscando que tanto los camioneros como los turistas protestaran, hasta el punto que hicieron un corte para que se buscara una solución rápida, o sea que se buscaba crear un enfrentamiento entre sectores de la misma población.


Pepe Barraza: El corte por parte de los sectores de Mosconi estuvo promovido por un sector de mujeres que fueron a pedir ayuda a un sector disidente de la UTD (Unión de Trabajadores de Desocupados). La UTD la dirige Nieva (vinculado a la CCC), quien le dio la espalda a este corte con argumentos sectarios. Bueno, después, a partir de nuestra presencia y empalmando con la lucha de los docentes, el conflicto del corte fue tomando otro contenido. Agitamos un volante (ver facsimil en esta página). Ya se había producido la represión en Embarcación, donde tomaron prisioneros a tres compañeros. Poco a poco nos fuimos insertando en el conflicto, montando guardia durante la noche. Después, a la luz de que se venía la represión, que se iba a producir un desplazamiento de tropas, la cuestión fue tomando otro camino, una mayor importancia. Nosotros sabíamos que para resistir no había una organización de la envergadura del corte del ’97 o el ’99. Había combatividad, algunos sectores estaban dispuesto a ir a fondo en la lucha, pero por la noche era muy poca la gente que se quedaba. Bueno, el comentario de las emisoras nacionales indicaba que se atacaría a la mañana y que era inminente la actuación de la gendarmería; pero estratégicamente habían decidido atacar de madrugada porque no había mujeres ni niños.


La mujer y la juventud


Pepe Barraza: Lo sorprendente de este corte y lo significativo en relación a los cortes anteriores fue el protagonismo de la mujer. Estoy asombrado que en el propio control y por cualquier decisión que se adoptaba durante el corte, las mujeres debían ser consultadas. O sea que en este corte, a diferencia de los anteriores, las mujeres cumplían un rol dirigente. También fue emocionante ver que las mujeres iban al frente de la lucha, o sea al frente del combate franco y abierto contra los gendarmes, incluso con una agresividad superior a la de muchos hombres. Era asombroso ver a la mujeres soportando los gases, los golpes.


Leila: Nosotros, apenas nos enteramos de la represión, decidimos abandonar los lugares de trabajo, y nos fuimos concentrando para marchar a Mosconi, que está a 7 kilómetros. En un momento la gente se quiso detener para quemar el hotel que Romero tiene a la salida del pueblo, o ir a saquear un supermercado, y yo, recordando el discurso de Altamira en la época de los saqueos, de que había que pasar de largo por los super para marchar hacia donde se encuentra el poder político, planteé no detenernos y marchar a Mosconi para auxiliar a los compañeros. Cuando comenzamos la marcha, la gendarmería intentó cortarnos el paso, pero los rodeamos y tuvieron que retroceder. Volvieron a intentarlo cuando llegábamos a Mosconi, pero también los sobrepasamos; así pudimos sumarnos a los compañeros de Mosconi y recuperar la ruta.


Pehuén: La juventud se volcó masivamente y cumplió un rol a ctivo para hostigar a las fuerzas represivas. En los colegios se paró masivamente, y todos se movilizaron.


La represión


Pepe Barraza: A partir de que comienzan a atacar, los gendarmes se repite lo del ’99, cuando pensaban que con un par de gases iban a desalojar la ruta, quizá subestimando la solidaridad de un pueblo que ya tiene 5 cortes. Es cierto que en un primer momento, en el operativo cerrojo que hicieron, lograron despejar la ruta, pero a partir de la combatividad de los compañeros se pudo resistir hasta que aclaró, y esto llevó a que la población, primero de Mosconi y luego de Tartagal, se enterara de la represión y fueran confluyendo. Hubo un momento en que luego del despeje de la ruta las fuerzas represivas se trasladaron a Mosconi a perseguir a algunos piqueteros que se habían replegado, lanzando gases dentro del hospital, en la iglesia.


La pueblada


Pepe Barraza: Todo esto enardeció a la población. La gente decía: no saben a quién le han sacado la lengua, que es un dicho popular aquí. En el repliegue se terminó quemando la municipalidad, se atacó la casa del intendente, el banco privatizado. La indignación que había en el pueblo de Tartagal produjo una movilización importantísima. Los medios dijeron que había más de 20 mil personas, que avanzaban por la ruta, que rodearon a la gendarmería, que los gendarmes corrían huyendo de la gente; seguramente lo hacían para tomar posición para lanzar gases, pero tenían que retroceder. Ya había una decisión de todo un pueblo, y así se produce una pueblada que debe ser comparada con las grandes luchas obreras del país como el Santiagueñazo, como el Cordobazo. Creo que es importante destacar esto, fue todo un pueblo el que se volcó a la lucha.


La Iglesia


Pepe Barraza: La acción de la Iglesia ha sido el gong que en el boxeo salva al que está por caer en la lona. La gendarmería, estoy segurísimo, iba a ser sobrepasada, y como ocurrió en el otro corte, a partir de la masividad, se iba en dirección de capturar a todo el grupo de gendarmes y esto también tiene un contenido político, porque si esto ocurría muchos sectores habrían sacado la conclusión de que cuando hay decisión, cuando hay masividad se puede derrotar a las fuerzas represivas, y hubiera servido de ejemplo para aquellos sectores que creen que las fuerzas represivas son invencibles. La que impidió que fueran derrotados completamente fue la acción de la Iglesia, pues la gendarmería estaba prácticamente cercada, y vinieron a salvarla y a arbitrar una negociación para enmarcarla dentro de lo que es la acción de la Iglesia; por ejemplo manejar los planes y así poder manipular a la gente explotando sus necesidades.


El programa y la organización


Perico: El día de la represión uno de los líderes del corte, un puntero del PJ, se borra. Luego comienzan a acercarse diversos sectores. Primero las docentes, al principio en forma individual, y luego en forma más masiva; así se integra el reclamo de rechazo del recorte salarial que estamos sufriendo y que es reemplazado por un ticket alimentario. Luego, cuando ya se masifica la acción, cada sector, como ocurrió en el ’97, integra su reivindicación. Los sindicatos como ATE sólo aparecieron al final, cuando se paró la represión.


Pepe Barraza: Al principio estaba la idea de hacer cumplir los 5 puntos originales del corte, estaban los representantes del primer grupo de piqueteros que ya habían integrado una comisión de negociación, y cuando se produce la tregua, había sectores que querían digitar quiénes iban a ser los representantes en las negociaciones. Logramos imponer que se convocara a una asamblea para ampliar el petitorio y designar a los delegados para que todos estuvieran representados. Esto fue aceptado por la gente, que sostenía que ahora nos tenemos que cotizar, pues había cambiado la correlación de fuerzas. Hubo diversas posturas, una se orientaba a plantear que ningún compañero del PO integrara la comisión, debido a que le podíamos dar un contenido político al petitorio, pero este planteo se cayó cuando se hizo la asamblea con más de 10.000 personas. Ahí se elige la comisión, con mucha dificultad, porque no había sonido; hubo que separar localidad por localidad, hubo que hacer asambleas parciales para que eligieran sus representantes y después agregar los representantes docentes. Se eligió todo esto. Ahí también me eligieron a mí, mocionado por algunos compañeros invocando el rol que uno tiene en la orientación de las luchas en todos estos años y que era necesaria la intervención de alguien que tuviera claridad. Había punteros que rechazaban mi participación, pero la gente no los apoyó, particularmente la que se desarrolló con la gente de Tartagal. También estaba Perico, que tuvo un rol importante en el movimiento de los Docentes Autoconvocados. La participación de los militantes del PO no es producto de amiguismos, sino que estamos desarrollando la línea política del partido. Lo que se observa es que la gente, sin tener una conciencia clara de cuál es la línea del PO, sí ve que es un planteo que está cercano y que traduce las necesidades de los trabajadores.


El acuerdo


Pepe Barraza: El acuerdo fundamental está vinculado a la continuidad de los planes Trabajar. No se consigue la misma cantidad del ’97, pero se mantuvo la prórroga de los planes existentes y otros 400 más. Hubo gente que quedó disconforme porque quería más puestos de trabajo, aunque sean éstos de tipo precario. Hubo un punto que distrajo la discusión de los puestos de trabajo, que fue la intervención de los municipios.


En la negociación se les planteó que si no cumplen, la gente va a seguir manifestando. La gente tiene conciencia de que lo conseguido es escaso, pero que ha logrado desalojar a los intendentes.


Qué hacer


Pepe Barraza: El PO ha venido planteando la necesidad de confluir en un Congreso departamental de Trabajadores, en la idea de la elaboración de una salida de los trabajadores. Esta idea está siendo observada con simpatía por algunos sectores. Debemos apuntar a la organización de ese Congreso, para que las puebladas no tengan sólo un contenido reinvidicativo sino también un contenido político y la organización necesaria para que lo que se consiga con la lucha no sean solamente planes Trabajar, sino genuinas reividicaciones, como es el salario mínimo de 600 pesos, el reparto de las horas de trabajo, es decir el planteo que ha venido agitando el PO en todo este tiempo. La intervención del PO debe apuntar a darle una perspectiva política a todas estas luchas, y la gente de a poco pero en forma creciente la va aceptando. Tenemos que realizar una actividad profunda. El tema del Congreso de Trabajadores lo estuvimos charlando con diversos compañeros; y lo ven como una forma de romper el bloqueo que siempre ponen los partidos patronales con sus punteros y así ir construyendo el poder de los trabajadores.

También te puede interesar:

El Polo Obrero, junto al Frente Piquetero de Lucha, planteó una salida al crecimiento de la pobreza.
Cortes en siete accesos a CABA y en todo el país. Manifestantes avanzaron hacia Desarrollo Social tras horas de bloqueo de las fuerzas represivas.
La inflación sigue deteriorando poder de compra de salarios, jubilaciones y asistencia social.
En el marco de una jornada de lucha provincial exigiendo trabajo genuino y planes de viviendas.
Le siguen también la puesta en marcha de sustituir planes por trabajo precarizado y más endeudamiento.
Alcanzó el 46,6% de la población, y hay un 10,8 % que no tiene los recursos suficientes para comer.