27/08/2015 | 1378

Hacen lugar al habeas corpus presentado por Elia Espen


El juez Luis Zelaya resolvió hacer lugar al pedido de habeas corpus solicitado por Elia Espen, militante de las Madres de Plaza de Mayo (LF), por su hijo Hugo Miedan, desaparecido desde febrero de 1977.


 


Elia ingresó a la audiencia acompañada por sus hijas Alicia y Gabriela, por su abogada Liliana Alaniz (Apel), por el dirigente del Partido Obrero Néstor Pitrola y el secretario de Derechos Humanos de la CTA, Carlos Chile. En Tribunales esperaban Margarita Noia, de Hermanos; Marcos Wolman, de la Mesa de jubilados de la CTA; Nora López, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), y sobrevivientes, familiares y amigos de desaparecidos.


 


El ministro de Defensa, Agustín Rossi, convocado por el juez, no se presentó. En su lugar, envió a dos funcionarias de su cartera y a un letrado que, con el apoyo del fiscal Ballesteros, se opusieron a la presencia de Pitrola y Chile en la sala.


 


El juez no dio lugar a la petición, luego de que manifestáramos nuestra disconformidad frente a la ausencia de Rossi y defendiéramos la presencia de los compañeros que acompañaban a Elia en representación de la veintena que esperaban fuera.


 


El fallo del juez


 


El fallo del juez Zelaya hace lugar a todos los reclamos presentados por Espen y su patrocinante. Ordena al Poder Ejecutivo Nacional continuar investigando hasta conocer el destino de Hugo e informar mensualmente sobre los avances de las diligencias, y al jefe del Estado Mayor, general Cundom, dar cuenta de los registros que pudieran tener. La Policía Federal, en tanto, deberá disponer de un equipo de trabajo dedicado a compulsar minuciosamente los archivos desclasificados, informar sobre los resultados cada cinco días, y rendir cuentas y la situación actual del personal que revistaba en la Comisaría 50ª -donde Elia radicó la primera denuncia por el secuestro de su hijo. También ordenó requerir a la Policía Bonaerense toda la información acerca del caso. Finalmente, fijó audiencias para tomar declaración testimonial al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancero, ya que Espen también acudió a ellos durante su dolorosa búsqueda.


 


La resolución destaca los «más de 38 años de lucha» de Elia y ordena como un «deber del Estado» reparar la falta de Hugo por ser «artífice de su desaparición». El juez rechazó la cínica posición del fiscal Jorge Ballestero, que se opuso a la concesión del recurso de habeas corpus «por no hallarse acreditado» que Hugo estuviera detenido actualmente.


 


Apertura de los archivos


 


Espen y su abogada rebatieron la presunta «desclasificación» de archivos de la dictadura, como pomposamente lo definen desde el gobierno, ya que se trata de listados conocidos desde hace décadas. El reclamo de Espen apunta a la información que permanece oculta en los pliegues y agentes del aparato represivo preservado por todos los gobiernos constitucionales desde 1983.


A la salida de Tribunales, Pitrola destacó que la ausencia de Rossi se inscribe en un Estado que no quiere abrir esos archivos porque sería el primer paso al desmantelamiento de ese aparato, cuya vigencia se refleja en el nombramiento del renunciado general Milani.


 


Elia, por su parte, instó al Estado a la apertura total de los archivos, recordando a su amiga María Esther Tello, también madre de Plaza de Mayo, que -como tantos- falleció sin tener justicia por sus hijos.


 


Elia Espen y sus compañeros valoraron la resolución como un paso adelante en la búsqueda de Hugo y en la lucha contra la impunidad de ayer y hoy. Seguiremos de cerca los compromisos asumidos en la audiencia, controlando paso a paso su cumplimiento.


 

En esta nota