25/11/2010 | 1156

Histórica movilización del rock y la juventud por el juicio y castigo

"Mariano Ferreyra, hasta la victoria siempre"

Más de 70 mil personas reventaron la Plaza de Mayo, el martes 23, en el Festival convocado por la Fuba y el MUR, a un mes del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra, por el juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales.

Las principales bandas del país -como Damas Gratis, Karamelo Santo, Las Manos de Filippi- y la afamada banda internacional Calle 13 animaron un festival histórico, que reveló la preocupación y el compromiso de la juventud en la causa por el esclarecimiento del asesinato. También enviaron su saludo a la jornada el delantero de la Selección Nacional Carlitos Tévez y el cantante Manu Chao.

Al momento de proyectarse el video sobre la vida de Mariano, o luego con un video sobre el aguante a Elsa, el silencio atento del público fue abrumador. Los cánticos como «Mariano Ferreyra, ¡Presente!» y «Se va a acabar la burocracia sindical» acompañaron toda la jornada -un compromiso que trascendió ampliamente el seguimiento musical a las bandas. La juventud que se moviliza contra las patotas sindicales, su burocracia, los empresarios y el Estado, les propinó a éstos un golpe descomunal el martes pasado.

La causa por el castigo a los asesinos de Mariano ha calado hondo. Asume otra forma, pero su contenido es el mismo que animó a la rebelión juvenil en Atenas, a fines de 2008, también como consecuencia de un crimen, en este caso por parte de la policía; en 2006, otro asesinato provocó un gran levantamiento popular en los barrios de las afueras de París. Para los que trabajan en condiciones precarias, flexibilizadas; para los que estudian con techos que se caen, para los que viven en condiciones inhabitables, la tendencia a un «basta» es irreversible. En definitiva, para quienes sufren en carne propia la explotación del capitalismo -contra la cual Mariano luchaba- la Plaza fue el escenario de un pronunciamiento desafiante y la punta de una rebelión en marcha.

Uno de los momentos más importantes del Festival fue, claro, cuando tocó Calle 13, la banda portorriqueña que actualmente goza de un creciente prestigio internacional, con millones de seguidores en todo el mundo. Jorge Altamira le dio la bienvenida a Rene y Visitante en el escenario, les agradeció su participación en la lucha por el juicio y castigo en nombre de los presentes y reivindicó la causa de la independencia nacional de Puerto Rico, que se va a dar -aseguró- como parte de la pelea por una federación de naciones socialistas de América Latina. Altamira tocó un tema crucial, pues es rutina que en los foros latinoamericanos se reclame por la soberanía argentina de Malvinas, pero nadie lo hace por la independencia nacional de Puerto Rico -anexado a Estados Unidos. Para los nacionalistas burgueses, el tema es tabú porque ‘irrita’ al imperialismo yanqui. René y los músicos de Calle 13 recibieron el apoyo político con entusiasmo y, en la interpretación que le siguió, René se puso una gorra del Partido Obrero.

También Las Manos de Filippi pusieron su combatividad en el escenario, no sólo a través de sus canciones (Los métodos piqueteros, Organización, etc.). Hernán «Cabra» de Vega, antes de tocar Sr. Cobranza, recordó que este himno marcó los ’90, pero sigue vigente. El Cabra y la Manos volvieron a demostrar que el rock no se integra al Estado, sino que lo combate.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de la banda de cumbia Damas Gratis, que hizo saltar y bailar a decenas de miles de jóvenes, con la participación especial de Dante Spinetta y el trompetista Hugo Lobo, de Dancing Mood. La gran cantidad de bandas de rock que tocaron dejaron en claro que el asesinato de Mariano fue un revulsivo también en el mundo de la cultura, donde el gobierno lleva adelante una frenética tarea de cooptación.

Un hecho que conmovió a muchísimas personas del festival fue saber que estaban presentes los padres y las hermanas de Mariano, junto a otros familiares. La presencia de semejante multitud, las expresiones reiteradas de solidaridad, el espíritu combativo y la emoción que produjo el video del Ojo Obrero consagrado a Mariano devolvieron un momento de paz espiritual a los rostros de los seres más cercanos de nuestro compañero asesinado.
Una oleada de indignación recorrió a la multitud cuando, desde el escenario, se denunció la represión del gobierno kirchnerista de Formosa, que acababa de cobrarse la vida de uno de los indígenas qom (tobas) que defendían sus tierras ancestrales.

Otro hecho para destacar es que durante el festival no se registró ni un solo incidente. Los medios tildan a la juventud de alcoholizada, pero no dicen que eso es una de las caras de la descomposición del capitalismo. La cohesión del festival mostró la elevada conciencia social de los asistentes -decenas de miles. Los encargados de seguridad asignados por el gobierno de la Ciudad destacaron que nunca habían visto algo parecido: que su presencia había sido ociosa. La juventud que se manifestó en la Plaza, por el contrario, protagonizó una inmensa movilización.

Escuchar de decenas de miles de voces «se va a acabar la burocracia sindical» marca un nuevo giro y toda una perspectiva.

Sobre el final, se hizo presente una enorme y tumultuosa columna de ferroviarios efectivos y tercerizados, quienes anunciaron que el Ministerio de Trabajo acababa de firmar un acuerdo que integra a planta permanente, en forma escalonada, hasta el 17 de diciembre próximo, a 1.400 compañeros. Una gigantesca victoria -celebrada por la multitud con delirio.

El festival fue la coronación de un mes de decenas -y hasta cientos- de movilizaciones en todo el país por el juicio y castigo a los asesinos de Mariano. Con todo, es sólo el comienzo. Sobran las fuerzas y las ganas para seguir esta lucha y llevarla a la victoria.

«Maria-no Ferreyra, hastalavictoriasiempre».

También te puede interesar: