Políticas

17/1/2023

Hotton: una bolsonarista en el gabinete de Larreta

El jefe de gobierno le otorga el Consejo Social de la Ciudad a la iglesia evangélica.

Cynthia Hotton.

Horacio Rodríguez Larreta anunció la incorporación de Cynthia Hotton al gabinete porteño, en carácter de titular del Consejo Social de la Ciudad. La dirigente evangélica viene de ser candidata a vicepresidenta en 2019 por la lista de Juan José Gómez Centurión y es reconocida en el país por su posición antiderechos.

Larreta está sumando representantes de la derecha más recalcitrante a sus filas para encarar las elecciones 2023, lo que da cuenta del programa político que el jefe de gobierno pretende llevar adelante. Pero además, haber seleccionado a la iglesia evangélica para dirigir el Consejo Social de la Ciudad también habla de la contención que el dirigente del PRO busca esgrimir sobre los sectores más vulnerados por la política de ajuste.

En ese sentido cabe destacar que la iglesia evangelista, según el Conicet, es la que más ha crecido en los últimos años. En 2008, el 9% de los argentinos decía ser evangélico. En 2019 pasaron a ser el 15,3%, asegura el informe. De el total, el 19,9% está integrado por personas entre personas de 18 a 29 años, y entre la población sin estudios, el porcentaje sube al 26,2%.

Esto no es casual en el cuadro de hambre y miseria que azota al país, sobre todo porque las iglesias ocupan un rol asistencial que les permite controlar a la población más empobrecida, llenándola de dogmas oscurantistas. Es por eso que, en un contexto de acuerdo con el FMI, donde los ataques a la clase trabajadora prometen continuar y profundizarse, el gobierno de Larreta busca hacerse de una herramienta que contenga cualquier tipo de resistencia o levantamiento por parte de los sectores populares.

Ojo, esto también vale para el gobierno nacional. Sin ir más lejos, la última reunión de peso entre líderes políticos y de la fe evangélica la protagonizó el presidente Alberto Fernández. A fines de diciembre, el mandatario recibió en Casa Rosada a integrantes de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) junto al secretario de Culto, Guillermo Oliveri, para dialogar sobre el trabajo que llevan adelante dichas instituciones en las provincias. A su vez, Pablo Repetto es pastor evangélico y concejal del Frente de Todos en Almirante Brown.

Todo el arco político patronal se vale de la iglesia para llevar adelante sus políticas antiobreras. Esto quedó plasmado como un cuadro durante los 40 años de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera). Del mismo participaron funcionarios de todo el arco patronal: desde Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli hasta Juan Manzur, el jefe de gabinete, los ministros Eduardo “Wado” de Pedro (Interior), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Jaime Perczyk (Educación), entre otros.

Hotton, además viene de hacer algunas declaraciones en apoyo al programa político facistoide de Jair Bolsonaro, expresidente de Brasil íntimamente ligado a las fuerzas armadas y ejecutor de un tendal de políticas reaccionarias contra los sectores populares, indígenas y disidentes. “Está a favor de la vida y de la familia, tuvo un programa económico de corte liberal. Esa parte de la agenda, la comparto”, declaró Hotton.

En esa misma línea también afirmó: “Me siento muy apoyada por un montón de gente, desde Patricia Bullrich hasta Javier Milei, pero es muy importante ver quién podrá gobernar saliendo de la grieta”. La dirigente de Más Valores se ocupó de dejar clara su línea política, que nada tiene que ver con las necesidades populares, sino más bien que son contrarias a estas. No nos olvidemos que las iglesias evangélicas son las que han utilizado su poder en el interior del país para hacer parir niñas que habían sido violadas y evitar que se aplique el derecho a la interrupción legal del embarazo.

Larreta le está otorgando un apoyo político explícito a este agrupamiento reaccionario incorporándolo a sus filas y dándole poder para descargar su oscurantismo sobre la población, mientras niega la ESI en las escuelas y frena la acción de mujeres y diversidades. El Estado ha sido gran sostén y fuente de financiamiento de estos sectores, mientras crecen las denuncias por pedofilia y abusos a la población más vulnerable.

La única manera de pelear contra el hambre, los abusos, los crímenes de odio, por la implementación efectiva del aborto legal seguro y gratuito en todo el país y todos los derechos de las mujeres y diversidades, es poniendo en pie un nuevo movimiento popular que enarbole las banderas del socialismo para superar a los políticos capitalistas que robustecen a estos sectores eclesiásticos.