14/04/2011 | 1172

Colonia Santa Rosa, Orán: Ingresamos al Concejo Deliberante para seguir defendiendo la agenda de los trabajadores

Unos de los hechos destacados de las elecciones en la provincia es el concejal que conseguimos en Colonia Santa Rosa, en el departamento de Orán -con una votación del 8% para concejales y del 7% para los cargos ejecutivos y demás legislativos. Nuestro flamante concejal, el compañero Enrique Gay, trabajador municipal, ingresó a planta permanente a través de la lucha de los autoconvocados.

La intendencia fue retenida, con 32% de los votos, por el caudillo del PJ Dardo Quiroga, quien gobierna el municipio desde hace más de doce años, pero su lista de concejales salió segunda, con un 19% de los votos. El carácter obsceno del aparato clientelar desplegado en los últimos días de la campaña por las principales listas no pudo disimular la apatía que sienten los trabajadores contra el personal político que viene gobernando desde hace años el municipio y la provincia. Cuando Urtubey realizó su visita electoral a Colonia Santa Rosa, evitó cualquier contacto directo con la población.

Proceso político

La campaña electoral terminó obligatoriamente discutiendo el problema fundamental que padecen los trabajadores y pequeños productores del municipio, a saber: el avance de las plantaciones de soja y caña contra los cultivos de citrus y hortalizas. Sólo el PO planteó la necesidad de un impuesto extraordinario a estos cultivos, que están destruyendo cientos de puestos de trabajo y arruinando a los pequeños productores de la zona, para conformar un fondo de obras públicas, con mano de obra sobre convenio, para combatir la desocupación que produce esta tendencia al monocultivo. Tal situación obligó a los demás bloques políticos a pronunciarse sobre el tema. Nuestro planteo político (que en su momento permitió juntar cientos de firmas que fueron presentadas en el Concejo Deliberante), sumado a nuestra participación en la lucha de los municipales por el pase a planta y el aumento salarial, en la lucha de los trabajadores rurales autoconvocados a principios del año pasado y en la toma de diferentes lotes de tierras por más de mil familias, nos ha colocado como una referencia indiscutible de los explotados del municipio. La campaña del PO desató una importante movilización política, sobre todo en los barrios de obreros rurales y en los trabajadores municipales. Tal situación se reflejó en el impresionante acto de cierre de campaña, realizado en la plaza central del pueblo, con más de 300 asistentes -algo que ningún aparato político y clientelar pudo realizar ni por lejos.

Una nueva base para avanzar

La bancada obrera y socialista del PO será una palanca importantísima en la organización y la lucha por el pase a planta de todos los empleados municipales; por un plan de viviendas populares y el reconocimiento inmediato de las tierras ocupadas por los vecinos sin techo; por la defensa de los trabajadores rurales, por el salario, contra el trabajo en negro y precario y por mejores condiciones de trabajo. La recuperación de los cuantiosos recursos que hoy se llevan los terratenientes -especialmente de la soja y de la caña-, a través de nuestro planteo de un gravamen extraordinario para satisfacer las demandas populares deberá apoyarse en una gran movilización política de los trabajadores y el pueblo explotado de Colonia. Esta es la agenda planteada por la lucha popular en el municipio, es la agenda que defendimos desde el PO antes y durante nuestra campaña electoral a través de nuestro programa, y es la que defenderemos e impulsaremos desde nuestra bancada, junto con todas las reivindicaciones de los explotados de la provincia. El arraigue obrero y popular del PO en Colonia Santa Rosa expresa la tenacidad de los trabajadores para poner de pie su propia alternativa política. Sigamos avanzando, fortalecidos por este nuevo paso adelante.

En esta nota

También te puede interesar:

Sáenz profundiza la política que llevó al desmontes de miles y miles de hectáreas.
Para ahogar una intervención popular y encubrir al intendente corrupto.
Así lo reconoció el rector Claros en la Legislatura provincial.
Aberrante justificativo de la Secretaria de Derechos Humanos.