08/05/2014 | 1313

Inscribimos el bloque Frente de Izquierda

MENDOZA


inscribimos el bloque del FIT

El 6 de mayo inscribimos el bloque «Frente de Izquierda y de los Trabajadores». Lo integran los diputados Martín Dalmau y Héctor Fresina. La tercera diputada electa en octubre, Cecilia Soria, no integra el bloque porque el 24 de abril ya había inscripto el monobloque «PTS-FIT».

No sólo se trata de la violación del mandato popular, que de ningún modo votó al PTS sino al Frente de Izquierda; se trata de una violación del acuerdo político de nuestro Frente, que consiste en la rotación de la representación popular y la gestión colectiva de las bancas, sobre la base del Manifiesto del Frente de Izquierda. Al igual que en el Congreso de la Nación asistimos a una usurpación y una política de disolución del Frente de Izquierda.

Divisionismo

La inscripción de un bloque separado en la Legislatura mendocina por parte del PTS significa una escisión del Frente de Izquierda.
¿Cuál es el impedimento para un bloque único? ¿Cuál es la divergencia programática que impide mantener los acuerdos de trabajo de gestión colectiva de las bancas? En una primera instancia, el PTS, fiel a su ‘estilo’, montó una provocación contra el Partido Obrero, al comunicar a los medios de comunicación que nuestro partido había decidido integrar la vicepresidencia segunda de la Cámara de Diputados. Cuando denunciamos de inmediato la provocación, el PTS, contrariando su política en el Congreso, nos propuso un reglamento para un bloque común, al cual ofrecimos una contrapropuesta, que no recibió otra respuesta que la formación unilateral del bloque propio. O sea que ese reglamento no era una propuesta sino un ultimátum, a aceptar o dejar. Es claro que la provocación inicial apuntaba a justificar lo que era un hecho consumado.

La propuesta que nos dirigió el PTS después de la provocación reglamentaba a un extremo inusitado el funcionamiento del bloque y carecía de una agenda político-legislativa común -o sea que carecía de contenido: ¡el bloque común no iba a tener posiciones comunes! Nuestra propuesta, en cambio, consistió en ofrecer una generosa rotación de la presidencia del bloque de diputados -donde somos mayoría por dos a uno- (cada seis meses) y el establecimiento de una agenda política. Donde el PTS proponía un estatuto de desconfianza mutua (los diputados debían ir acompañados a las reuniones de labor parlamentaria; debía haber dos presidentes de bloque simultáneos dividiéndose la misma intervención), nosotros contraponíamos una acción política homogénea y una concesiva representación a la minoría (rotación semestral de la presidencia del bloque). La propuesta del PTS no mencionaba el funcionamiento de la representación en el Senado, que también debiera ser objeto de una gestión colectiva, aunque hubiera una sola persona (del PTS). Sea como fuere, el PTS no debatió nuestro planteo (o sea que no preparó una propuesta sino una extorsión). En lugar de intercambiar ideas y planteos, hizo lo que era previsible -rancho aparte- y usurpó la representación del Frente de Izquierda. Llama la atención que una organización que desborda cretinismo anti-electoral y anti-parlamentario, se obsesione por destacar a su sigla electoral y descalifique el frente único que le permitió llegar a la Legislatura (ver en nuestra página de Internet las propuestas de uno y otro).

El punto de partida de nuestro planteo es una agenda legislativa común, referida a las reivindicaciones más sentidas de los trabajadores: la defensa del medio ambiente ante la depredación de los pulpos mineros, la investigación de la deuda provincial, la lucha por las libertades democráticas, la lucha contra el pago de la indemnización a Repsol, contra la tercerización y el trabajo precario entre otros puntos. Todos elementos que fueron desarrollados en la campaña electoral. Acordando un trabajo sobre estos puntos, propusimos los métodos del trabajo legislativo. La única respuesta que tuvimos fue por teléfono: «No consideramos relevante reunirnos, su posición es clara y no existen condiciones para un bloque único». El PTS había zanjado una crisis interna.

Por un bloque único

¿Hace falta señalar el golpe político que representa esta división del Frente de Izquierda en la Legislatura de Mendoza para las decenas de miles de trabajadores que votaron al Frente en el entendimiento de que abrían un canal de desarrollo político independiente de los partidos capitalistas? ¿No es evidente que el PTS ha invertido la fórmula de Marx, según la cual los revolucionarios no tenemos intereses particulares sino que defendemos la perspectiva histórica del movimiento obrero, y que pisotea esta perspectiva en función de intereses puramente particulares? Cada partido del Frente debe desarrollar su personalidad política propia en el marco de una acción común insobornable, no al revés; es decir, creer que va a desarrollar alguna personalidad mediante el sabotaje al frente único.
Llamamos al PTS a disolver los monobloques en la provincia y en el Congreso de la Nación, a integrar un único bloque del Frente de Izquierda y a respetar los acuerdos de trabajo colectivo de las bancas sobre la base del Manifiesto Político del Frente de Izquierda.


Víctor da Vila


———

Documentos relacionados

Propuesta del PTS al PO para un trabajo legislativo común del FIT en Mendoza

Respuesta del PO: Por un bloque unico del FIT en Mza