09/05/2017

Inundaciones y cortes de luz en Avellaneda


"Llueven dos gotas y esto ya es un lago", es la frase largamente repetida en las barriadas de Avellaneda en épocas de tormenta. Las del domingo 7 y lunes 8 han dejado barrios enteros sin electricidad e inundados. Al día de hoy, varios barrios permanecen sin luz y el agua recién está bajando. En el centro de Dock Sud, en Villa Inflamable, Villa Tranquila y otros barrios, centenares de familias han perdido todo y hasta el momento no se han acercado autoridades de gobierno a brindar asistencia alguna.


 


Una vez más queda expuesto que los gobiernos municipal, provincial y nacional no desarrollan una política de infraestructura al servicio de los vecinos. Mientras están por todos lados los carteles enormes anunciando el plan de obras públicas más importante de la historia, Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y el intendente Jorge Horacio Ferraresi no han largado ninguna de las obras urgentes para los barrios más postergados del distrito.


 


Por el contrario, el municipio sólo se ha interesado en obras que sirven a las grandes empresas; es el caso de la construcción de una bajada de autopista especial para la terminal portuaria Exolgan –una edificación que se hizo a costa del desalojo de familias en Villa Inflamable el año pasado. Mientras tanto, los vecinos de Avellaneda deben pagan los aumentos de la tasa municipal, que subió más del 35%.


 


El servicio de Edesur es lamentable; los cortes recurrentes responden a la nula inversión, mientras crece la población y la cantidad de conexiones. Ha aumentado drásticamente sus tarifas sin garantizar el servicio, arruinando las economías de familias y comerciantes.


 


Vamos por el empadronamiento de las familias afectadas, registrando las pérdidas ocasionadas; y convoquemos asambleas de vecinos afectados para reclamar una solución a estos problemas constantes.


 


Por un plan de obras de infraestructura bajo control de los trabajadores y vecinos, para terminar con las inundaciones y las condiciones miserables de vida en los barrios. Que el municipio reponga las pérdidas ocasionadas por esta nueva inundación causada por la desidia del Estado. Que se abran las cuentas de Edesur, se retrotraiga el tarifazo y se realice un plan de obras bajo control de trabajadores y usuarios que garantice la continuidad del servicio.