08/07/2019

Julio de tarifazos en Córdoba, expresión del régimen del FMI

Por Juan I.

El mes de julio llegó a Córdoba con una carpeta de tarifazos brutal para las y los trabajadores, de la mano del gobierno de Juan Schiaretti y del intendente Mestre. El transporte, la energía eléctrica y los peajes son los rubros que registran aumentos. 


En primer lugar, se llevó adelante automáticamente una suba del boleto del transporte interurbano de casi 9 % desde el primero de julio, que se le suma al reciente aumento del 20 %. En este sentido los boletos que estaban, por ejemplo, en 95 pesos en un recorrido de 33 km (Córdoba-Carlos Paz), se van a 125 y 130 pesos con el nuevo cuadro tarifario. En la rama del transporte no solo los pasajeros del transporte interurbano sufren las consecuencias de los tarifazos, hace poco más de un mes se autorizó llevar el boleto en la capital de 24 a 28 pesos, y ahora, los taxis y remises fijaron un aumento del 21% en la bajada de bandera, aprobado por el concejo deliberante y todos los bloques de los partidos patronales que tienen representación en el mismo.


En la energía eléctrica el aumento que se impone es del 10%. Viene en línea con la suba que se aprobó desde enero que fue del 12,1% para los clientes residenciales. Antes le había precedido un 12,3% en agosto; 5,98% en septiembre; dos por ciento en octubre; y otro tanto en noviembre. En 12 meses, la suba acumulada llega al 45%. (Hoy Dia Córdoba 18/6). Paradójicamente este nuevo aumento en la luz se da a poco tiempo del apagón histórico en la Argentina y países limítrofes. El estado y la empresa Transener se pasan las responsabilidades de tal hecho, lo que sí es seguro es que el esquema de subsidios estatales no se vio reflejado en la mejorar del servicio eléctrico; en Córdoba, luego del apagón masivo, tuvimos cortes que abarcaron a parte importante del departamento Punilla. Los subsidios a las empresas de energía fueron netamente absorbidos como ganancia. Ahora que el recorte presupuestario escrito por el FMI y avalado por las corrientes políticas patronales exige el recorte de los subsidios, las empresas exigen mantener sus ganancias a costa del bolsillo popular. Expresión nítida de las mayúsculas ganancias que se están haciendo a acosta de los tarifazos son los aumentos salariales de los trabajadores en 2018 y lo que va del 2019, según lo que señalan las y los trabajadores de la EPEC desde 2018 NO se llevan adelante paritarias y la empresa les imponen un monto unilateralmente, en el 2018 se les impuso un aumento del 20 % dividido en dos partes, en lo que va del 2019 las paritarias aun no fueron abiertas y solo recibieron un  5% de aumento en el salario. La pérdida del poder adquisitivo es brutal, según las cifras oficiales del INDEC en 2018 la inflación fue de un 47%. Estos números se agravan cuando tomamos la inflación de los últimos meses, solo en marzo, la inflación fue del 4,7% y acumula, en los últimos 12 meses, un 54,7%. Como los números lo señalan, tenemos una empresa que a costa de miserables aumentos salariales a sus trabajadores y tarifazos garantiza ganancias extraordinarias, en otras palabras, se la llevan en pala.


Con respecto a los peajes el ataque al bolsillo es alevoso: el ERSEP aprobó un aumento en dos tramos para este año este lleva el peaje de 40 a 50 pesos en lo inmediato y a 55 pesos en octubre, esto en el caso de las seis de las cabinas que son parte de la red: la ruta 20 (a Villa Carlos Paz), la 5 (a Alta Gracia), la E-53 (a Río Ceballos), la A-008 (autopista Córdoba-Pilar), la 19 (a San Francisco) y la 36 (en el peaje de Bouwer). A su vez en la resolución Nº 43, el Ersep  autorizó a Caminos de las Sierras a llevar a 60 pesos las tarifas de los peajes de Piedras Moras y Arroyo Tegua, en la ruta 36 (esto supone un aumento del 60%); a 45 pesos el de la ruta E-55, a La Calera (un 50% más); a 55 pesos el de la ruta 9 norte (120% de incremento); y a 45 pesos el de la ruta 9 sur (80% más) (La Voz 5/7).  Estos aumentos ya rigen, en parte, y se completaran en octubre.


Estos aumentos se dan en paralelo a los alarmantes índices de pobreza, según dio a conocer el Cippes en el segundo semestre de 2018, 14,5 millones de personas están por debajo de la línea de la pobreza. En tanto recientemente un informe de la UCA señala que el 49,3% de las y los trabajadores tiene un empleo informal y cuenta con un promedio salarial de 10.283 de pesos, en momentos donde (según el INDEC) una familia necesita un ingreso mínimo de 30.337 pesos para no caer en la pobreza. En una Argentina que se hunde cada vez más en la miseria social a las familias trabajadoras los aumentos indiscriminados para garantizar las ganancias de las empresas son la expresión de un régimen político al servicio de los capitalistas.


En el marco de la crisis política que cruza a la Argentina, con un Macri que falló en su tarea de llevar adelante los planes del FMI, se impulsa una polarización mentirosa entre Macri-Pichetto y Fernández-Fernández para preparar el recambio político y garantizar continuar con los planes de ajuste del Fondo Monetario. El Partido Obrero, tal como lo resolvió en su congreso XXVI, lucha por reforzar al Frente de Izquierda como un polo político de la izquierda y los trabajadores. En ese sentido se concretó la unidad con el 90 % de la izquierda en el FIT Unidad llevando adelante un programa claro, que empieza por la investigación de la deuda y el no pago. Exigimos que se abran los libros de las empresas para terminar con el negociado de las empresas y la nacionalización de los servicios bajo control de las y los trabajadores y usuarios.



 

También te puede interesar:

La presentación la realizó la Concejala Cintia Frencia y la abogada Soledad Díaz García.
Participaron estudiantes de todos los niveles educativas y compañerxs precarizadxs que se pronunciaron por un congreso del FITU.
El Sitram logró el pase a planta de decenas de compañerxs.
Tenía 41 años, y fue uno de los primeros compañeros en sumarse a la asamblea de Rosedal.
En un contexto de lucha a nivel nacional, levantada por el sindicalismo combativo, las escuelas se pronuncian.