Políticas

28/6/2007

|
998

Kirchner – Macri

Pacto Tramposo

Las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires han demostrado sin atenuantes que la incapacidad del ‘progresismo’ para gobernar en beneficio de las mayorías populares es un ariete en beneficio de la derecha.


Se puede asegurar sin la menor vacilación que Kirchner trabajó incansablemente por la victoria de Macri desde el mismo momento en que dijo que Argentina necesitaba una centroderecha que compitiera con la centroizquierda representada por él y el conjunto de borocotizados que lo acompaña.


Los ‘progresistas’ se mataron entre ellos para disputarse la entrada en la segunda vuelta, sin importarles que por esa vía los aplastaba la derecha en la primera y en la segunda.


Desde la masacre de Cromañón, primero Ibarra y luego Telerman gobernaron con ministros y una Legislatra macrista.


El desastre del ‘progresismo’ ha provocado ahora una crisis política.


Telerman hace agua por todos lados y la ‘transición’ hasta octubre/diciembre luce ‘penosa’, más aún si se considera que se encuentran por delante la inflación, la crisis energética y la entrega del petróleo, la disputa entre camarillas en todas las provincias.


Kirchner y Macri buscan ahora un ‘pacto de gobernabilidad, pero sobre todo cómo moverle el piso uno al otro.


Entramos en una nueva crisis política y por sobre todo en la etapa de los ‘tarifazos’.


La caducidad definitiva del ‘progresismo’, las crisis políticas que genera, la incapacidad de la derecha para ofrecer soluciones que no hayan ya fracasado en el pasado reciente; todo esto debe reforzar la lucha por las reivindicaciones sociales de los trabajadores y por la construcción de una alternativa política propia de la clase obrera.