01/07/2004 | 857

Kirchner = Techint

El gobierno acaba de extender por 6 meses una virtual prohibición de la exportación de chatarra, insumo clave de la industria siderúrgica, prohibición que había nacido como una medida presuntamente excepcional (retención a esas exportaciones del 40%, por 90 días). El nuevo decreto lo han impuesto Techint y Acindar, ávidas de chatarra barata para sus negocios (Página/12, 16/6).


Una seguidilla de medidas ha favorecido sistemáticamente al grupo Rocca-Techint. Primero, la devaluación –desató la ola exportadora de sus productos– y la pesificación –licuó sus deudas–. Cuando llegó la hora de aplicar retenciones a las exportaciones, el acero crudo y los tubos fueron los menos afectados (entre el 5 y el 7%). Luego, con la crisis energética, Techint se alzó con la construcción directa de gasoductos por más de mil millones de dólares y arrancó un régimen especial de importaciones de bienes de capital para esa obra.


Todo esto no significa productos siderúrgicos más baratos para el consumo, sino superbeneficios para Techint. Significa también menores ingresos para nuestros compañeros cartoneros que se sostienen con la venta a los chatarreros de lo recogido en la calle.

También te puede interesar:

No hay salida sin nacionalizar el comercio exterior, abrir los libros de toda la cadena y el control obrero de la producción.
Los trabajadores como rehenes, entre la suba de precios y la desindexación de los salarios,
Las presiones cruzadas del imperialismo yanqui y de China llevan a un impasse del gobierno.
Un programa para las obreras metalúrgicas.