03/10/1995 | 467

La Alianza del Sur apota a Fernández Meijide

La ‘izquierda’ que integra la Alianza del Sur se amparó en la necesidad de preservar su personería electoral con vistas a las elecciones de estatuyentes e intendente de la capital, para justificar su ausencia de las elecciones a senador del próximo 8 de octubre. La decisión sería materia opinable si no fuera que extendieron el alcance de esa ‘abstención’ a la completa falta de denuncia de la candidatura del Frepaso, Fernández Meijide.  Ahora nos enteramos que una parte de los partidos de la Alianza ha resuelto apoyar a la flamante vocero de Cavallo y que otro sector decidió dar libertad de voto o votar en blanco, lo cual es lo mismo. En la capital se presentan, sin embargo, otros tres candidatos de izquierda —el Mst, el Pts y el PO. Las ‘intranscendentes’ elecciones a senador han cobrado, de este modo, una trascendencia manifiestamente especial, pues han desnudado la filiación proimperialista de la Alianza del Sur y de sus partes componentes. A nadie le cabe duda que el Frepaso se ha convertido en una pata privilegiada del imperialismo, así lo puso en evidencia el tratamiento que le dispensó Cavallo en la ‘guerra de las mafias’. El ‘Cavallo’ Alvarez, al mismo tiempo, recibió el reconocimiento del diario La Nación por no haber hecho públicas las denuncias que recibió de Cavallo contra Menem, lo que el diario de la oligarquía calificó como un gesto de defensa de la ‘gobernabilidad’ (1/10). Para disipar cualquier duda sobre su filiación anti-obrera, el ‘Cavallo’ Alvarez acaba de repudiar la lucha de los desocupados de Neuquén con un lenguaje que haría la envidia de cualquier gorilón (Ambito Financiero, 3/10). A este energúmeno imperialista le han dado su apoyo político-electoral, unos (Democracia Avanzada, E. Barcesat), y político, otros (PC, Ptp) —estos últimos al omitirse de una campaña política contra el Frepaso y Fernández Meijide y, luego, al plantear la ‘libertad de voto’ o a votar en blanco cuando hay partidos de izquierda y combativos que se presentan a las elecciones. El frepasismo abierto o reprimido de la Alianza del Sur constituye un síntoma de inconfundible descomposición política.

También te puede interesar: