11/07/1996 | 502

La desocupación aumentó en 600.000 trabajadores

Total: 4.316.000 personas están desocupadas o subocupadas

¿Cayó la desocupación del 18,4% de mayo de 1995 al 17,1% en mayo de 1996, como lo afirmó el gobierno al dar a conocer las estadísticas de desempleo?


La estadística oficial considera desocupado a quien busca pero no encuentra trabajo. Los que no tienen trabajo y ya, desahuciados de encontrar uno, abandonaron toda búsqueda, para la estadística oficial no son desocupados.


Entre mayo del año pasado y mayo de 1996, en esta última categoría ingresaron 300.000 personas. “Más aún, si en mayo pasado el porcentaje de la población que participa del mercado laboral hubiera sido igual que en mayo de 1995, el desempleo hoy hubiera sido de 20 % y no de 17 %” (Ambito Financiero, 1/7).


En números absolutos, entonces, hay más desocupados, porque según el INDEC, mientras el número de ocupados se mantuvo casi sin modificaciones, aumentó en más de medio millón el número de personas en condiciones de trabajar en el último año. Por eso, si a los 2.170.000 desocupados que había en mayo de 1995 se les suman los 500.000 que se incorporaron a la fuerza y no encontraron trabajo, el total de desocupados bordea los 2.700.000.


A esto hay que agregarle el aumento de 150.000 subocupados —pasaron de 1.465.000 a 1.616.000. Por subocupado, la estadística oficial clasifica a quien realiza algún trabajo por algunas horas en la semana, lo que equivale prácticamente a un desocupado.


Por lo tanto, los desocupados en la Argentina superan holgadamente los 4 millones de trabajadores. Pero, además, se debería considerar a los 400.000 trabajadores empleados bajo las llamadas nuevas modalidades de trabajo, como los programas Trabajar, Emprender, Forestar, que se aplican en muchas provincias por períodos de 3 meses a razón de 150 a 200 pesos por mes, o los contratos de aprendizaje, también de tres meses, por salarios irrisorios.


Estos 400.000 no tienen casi sueldo y ninguna estabilidad laboral y se trata de una desocupación disfrazada.


El ministro de Trabajo dijo con total desvergüenza “que no bajará el desempleo”. En realidad, es un objetivo buscado, justamente para que la desocupación presione a la baja de los salarios y a una mayor  flexibilidad laboral.


 


Por eso, el Partido Obrero plantea :


• Seguro al desempleo a desocupados y subocupados de 500 pesos mensuales como mínimo, financiado exclusivamente con aporte patronal.


• Reducción de la jornada de trabajo a 6 horas sin afectación del salario, para crear un tercer o cuarto turno laboral.


• Aumento salarial del 50 %.

También te puede interesar:

A 20 años, evitemos un nuevo rumbo de saqueo.
La cifra contrasta con la recuperación de la actividad económica, lo que implica una mayor explotación y precarización.
La iniciativa fue presentada en conferencia de prensa por Soledad Díaz, Emanuel Berardo y Gabriel Almiron.