23/12/2020

La Pampa: las familias de los asentamientos entre la tormenta y el abandono del Estado

Pasadas las 17 horas del viernes una tormenta de fuertes vientos golpeó diferentes puntos de la provincia y provocó diversos daños: decenas de techos volados, árboles y postes de luz caídos sobre casas y autos.

La tormenta también dejó sin luz a varios sectores de la ciudad lo que incluso agravó la situación de muchos barrios ya que hacía cinco días no contaban con agua potable en sus casas debido a una ruptura en el Acueducto del Río Colorado, acueducto que provee de agua potable a toda la provincia y un ejemplo de los grandes negociados de la obra pública en la provincia articulada por el PJ pampeano.

La tormenta afectó con más gravedad a las familias de los asentamientos conocidos como “El Nuevo Salitral” y el “Santa María de La Pampa”. El temporal tiró abajo las paredes que con mucho esfuerzo los vecinos supieron levantar. También voló las chapas y lonas de los techos, entre otros destrozos. Muchas de sus pertenencias fueron afectadas y otras quedaron destruidas. A este suceso se le suma otra gran problemática que ya existía: la falta de luz y de cableado eléctrico en el barrio. El municipio, con Altolaguirre (UCR) a la cabeza hace un año atrás, y con Di Napoli (La Cámpora – Frente de Todos), hoy en día, negó sistemáticamente el acceso a la electricidad por parte de las familias del asentamiento.

Nos encontramos ante un problema de fondo, que no es el desafortunado temporal como pretenden hacer pasar los voceros del gobierno, sino el abandono estatal que estas familias han sufrido y siguen sufriendo por parte de las autoridades municipales y provinciales. Es que son ellos los responsables del ajuste que se viene aplicando desde hace décadas, y que aún hoy sigue en curso, empujando a cada vez más familias trabajadoras a la pobreza.

Luego de haber empujado a las familias a tomar terrenos ante la incapacidad de acceder a una casa o pagar un alquiler (terrenos que, vale aclarar, son tierras ociosas pertenecientes al municipio que antes de ser ocupadas por estas familias eran un basural ), el gobierno tomó la decisión de arremeter contra ellos y ningunear sus reclamos, entre ellos el pedido de electricidad en el asentamiento, la bandera que mas han levantado las familias. Incluso el intendente, así como sus funcionarios y ministros provinciales, han declarado en reiteradas oportunidades la situación ilegal en la que se encontraban las familias de los asentamientos, pasando por alto las necesidades de estas, y negándose a ofrecer una solución.
Ante el paso de la tormenta por el asentamiento, del cual varios medios locales se hicieron eco gracias a la difusión dada por las organizaciones del barrio, entre ellas el PO, representantes del municipio recorrieron el lugar pero solo supieron ofrecer bolsas de naylon a algunos vecinos para que estos pudieran arreglar sus techos improvisadamente, pero el hecho empeora cuando los vecinos se enteraron que en realidad se trataban de silobolsas descartadas después de su uso.

Desde el Partido Obrero nos hemos puesto a disposición de las familias de los asentamientos, a las cuales hemos acompañado en sus reclamos, en conjunto con otras organizaciones. El día lunes participamos de una movilización junto a los vecinos de El Nuevo Salitral, que partió del barrio y llegó hasta el centro de la ciudad frente a la Municipalidad, reclamando urgente la disposición del servicio eléctrico. Al llegar la movilización al municipio estas puertas fueron cerradas, una acción coherente con la actitud que tuvieron con los vecinos durante todo el año.

Los gobiernos que gastan miles de millones en obras que no funcionan y afectan a toda la población pampeana, como lo fue el Acueducto, son los mismos que le niegan a cientos de familias el derecho a acceder a una vivienda digna. Los mismos que se niegan a presentar un plan de cuotas para la compra de esos terrenos ociosos sin motivo aparente más que el de la especulación inmobiliaria.

La responsabilidad del Estado es indiscutible y debemos encarar una gran lucha para arrancarle todas estas reivindicaciones. Frente a la variedad de organizaciones sociales y políticas que intervienen en los barrios intentando cooptar cada movimiento de lucha llevando agua para integrarlas al gobierno, reivindicamos la organización independiente del Estado, única manera de llevar la lucha hasta el final. Con esta orientación es que tomamos el desafío de construir el Polo Obrero en la provincia.

Al cumplirse 20 años de la fundación del Polo Obrero, en La Pampa levantamos sus banderas en la lucha contra el hambre, por trabajo genuino y tierra para vivir.

En esta nota

También te puede interesar:

Este 29/12, redoblemos la movilización popular.
Volverán a unir fuerzas en Villa Regina rurales y empacadores/as organizados de forma independiente. Se profundizan las medidas y el plan de lucha.
Se realizó en La Pampa el primer Plenario Provincial Antirrepresivo.