27/06/2002 | 760

La prensa de Ibarra contra la Villa 31

En los últimos días la prensa, escrita y televisiva, nos bombardeó con artículos y reportajes (revista Gente, el programa Memoria de Chiche Gelblung, etc.) intentando mostrar a la opinión pública que las villas, y en particular la 31 de Retiro, son aguantaderos de delincuentes y que además sus habitantes son privilegiados por vivir sin pagar impuestos y servicios públicos. Estos «comunicadores sociales» ocultan deliberadamente que sus habitantes son los compañeros trabajadores más golpeados por las políticas de hambre de los gobiernos de turno, que perciben un salario de hambre o que han perdido su trabajo estable y viven de changas o laburando como cartoneros, que viven sin los servicios sanitarios adecuados, en un barrio que se inunda cuando llueve.


Detrás de estos «periodistas» está la mano del gobierno de Ibarra, que se ha consagrado en los últimos años como el campeón de los desalojos de la población empobrecida de la ciudad, y de los pulpos del negocio inmobiliario.


Los únicos privilegiados y delincuentes son los grandes grupos económicos que durante años han saqueado la riqueza nacional, y los gobiernos de turno que han jugado y juegan para ellos, condenándonos a la desocupación, el hambre y la falta de techo.


Rechazamos la maniobra trucha de Ibarra y sus socios inmobiliarios. Por la titularidad de la tierra de la Villa a sus ocupantes, por la urbanización total de la Villa (asfalto, luz, cloacas, red de gas, etc.). Por la suspensión de todos los desalojos en la ciudad.


Que se vayan Ibarra y los legisladores. Que una Asamblea Popular Constituyente gobierne en la ciudad.

También te puede interesar:

Redoblemos la movilización popular para derrotar los negociados de la especulación inmobiliaria.
Amenazas con armas de fuego, abuso sexual y renuncia de su defensor.
El Municipio como agente de la especulación inmobiliaria.
Los colegios de corredores mantienen una guerra con la firma Remax y sus franquicias precarizadas.
Los legisladores del PO-FITU, Gabriel Solano y Amanda Martín, se pronunciaron en contra de aprobar estos proyectos exprés en la Legislatura.