Políticas

24/5/2007

|
992

La UCR propone un “Frente Cívico y Social en Santa Cruz”

Río Gallegos, 23 de abril de 2007


Al Señor Presidente


Partido Frente Unidad Trabajadores


Su despacho


De mi mayor consideración:


La grave situación política y social por la que atraviesa nuestra Provincia nos muestra claramente la necesidad de construir una alternativa al modelo que nos gobierna desde hace más de una década. Para ello se hace imprescindible favorecer los espacios de búsqueda y reflexión comunitaria sobre la realidad.


En ese contexto propiciamos la conformación de un Frente Cívico y Social en Santa Cruz, que nos permita encauzar el reclamo ciudadano, promoviendo salir de la indiferencia y la pasividad, y establecer compromisos concretos con la justicia y la libertad.


Esta intención quedó plasmada a través de la Resolución emitida por la Honorable Convención Provincial de nuestro Partido, reunida en Perito Moreno el día 14 de abril de 2007, en la convocatoria a la conformación de un Frente Cívico y Social en Santa Cruz.


Es por ello que al tiempo de comunicarle de tal decisión es que requerimos día y horario para iniciar conversaciones formales con integrantes de la mesa de enlace, designada a tales propósitos.


Sin otro particular, lo saludamos con la consideración más distinguida.


Héctor Roquel, Alfredo Martínez, Luis Barrientos, Norma Costa


 


Convocatoria a la Constitución de Frente Cívico y Social (Honorable Convención Provincial de la Unión Cívica Radical)


“El radicalismo santacruceño viene desde hace dieciséis años advirtiendo sobre los nefastos resultados que produciría al sistema democrático y social de nuestra provincia, el rumbo adoptado por el Frente para la Victoria en su condición de partido gobernante: sabemos que en esa prédica crítica, muchas veces fuimos tildados de destructivos o obstruccionistas; sin embargo, más allá de tener la responsabilidad de no haber podido o sabido inclinar la opinión mayoritaria a nuestra visión sobre esta realidad, no estábamos equivocados en la esencia de ese reclamo público.


• La confección a medida del sistema electoral que llevó adelante el gobierno para consolidar sus pretensiones con la puesta en vigencia de la ley de lemas y la elección de 4 de los 24 diputados sin representación de las minorías, no sólo ha generado un monopolio político, sino además la desvirtuación fraudulenta de la voluntad popular y debilitamiento de los partidos políticos inclusive el del gobierno.


• La compra sistemática de voluntades políticas, según las necesidades coyunturales del Frente para la Victoria, generó el descreimiento en la clase política en general.


• La acción asistencialista y prebendaria desarrolladas por el Estado provincial con la excusa de atender las necesidades individuales y colectivas de nuestra sociedad, denigran al hombre en su esencia y desvirtúa el verdadero rol que el Estado debe tener en atención a sus ciudadanos.


• Las permanentes denuncias de nuestros representantes sobre una política de obra pública con sobre-precios, adjudicaciones monopólicas y calidad discutible, afirma el concepto de un gobierno sospechado de una creciente corrupción, a lo que se agrega la falta de información sobre el ascendente patrimonio de los diferentes funcionarios del mismo.


• La vigencia innecesaria de la figura de “Emergencia Económica Provincial” ampara hoy la determinación arbitraria e injustificada, que impide a las organizaciones sindicales discutir libremente las condiciones laborales y el ajuste de su salario bajo el amparo de sus propias Convenciones Colectivas, como sí lo pueden hacer los trabajadores del resto del país: esto origina crecientes sumas no remunerativas bajo una entelequia que elude las contribuciones y aportes que deben tener los salarios de los trabajadores para ser indiscutiblemente legales y respetuosa de la historia de lucha que los trabajadores argentinos tuvieron para lograrlas.


• El manejo monopólico de la información a través de la conformación de un multimedia en manos de un testaferro del gobierno, la manipulación arbitraria y coercitiva de la pauta publicitaria oficial que obstruye el desarrollo independiente de los medios privados, la utilización parcial del canal y radio pertenecientes al Estado, generan una creciente falta de libertad de prensa y censura a quienes nos expresamos diferente al Frente para la Victoria.


• La falta de distribución de los ingresos que genera la explotación de los recursos naturales no renovables a la promoción de actividades productivas sustentables que diversifiquen nuestro sistema de ingresos y crecimiento económico y desarrollen nuestros potenciales provinciales, se constituyen un atentado al futuro de nuestros hijos.


• La intolerancia, la falta de diálogo, la soberbia y la sistemática actitud de marginar a quienes opinan distinto, son actos que corroen al sistema democrático y constituyen al gobierno en el mayor responsable del deterioro del mismo.


Frente a este diagnóstico, el radicalismo de Santa Cruz procura la implementación de políticas activas tendientes a lograr:


• Tolerancia ante las diferentes ideas y expresiones.


• Desarrollo armónico de su sociedad, con igualdad de oportunidades.


• Reconstrucción de la clase política con valores republicanos, éticos y morales demostrables.


• Puesta en marcha de mecanismos de control para garantizar transparencias en los actos de gobierno, de todo tipo.


• Descentralización de la Obra Pública con participación determinante de los municipios.


• Derogación de la Ley de Lemas. Derogación de la Ley 2.349.


• Investigación de las condiciones en que se utilizaron los dineros depositados en el exterior y repatriación inmediata del depósito restante.


• Constitución de una Oficina Anticorrupción con amplios poderes.


• Paritarias y discusión de convenciones colectivas de trabajo.


• Desarrollo de condiciones que permitan la generación de empleo estable a través de la actividad productiva.


• Ley de Coparticipación municipal para otorgar autonomía plena a los mismos.


• Promoción del Dictado de Cartas Orgánicas municipales.


En el marco de tales premisas y sin condiciones, la Unión Cívica Radical convoca a todas las mujeres y hombres de nuestra provincia, más allá del marco organizativo que los contuvieren, a conformar un Frente Cívico y Social con el fin de conformar una propuesta abierta, participativa que revierta la realidad hoy vigente y funde en el consenso de las mayorías la estructura conceptual del próximo gobierno que inexcusablemente; ha de ser de todos, con todos y para todos.”