29/09/2018

Las inundaciones en la provincia de Buenos Aires y sus responsables

Las tormentas del fin de semana trajeron a la provincia de Buenos Aires una escena repetida, la de los barrios inundados y anegados, y las pérdidas materiales, que golpea con mayor fuerza a la población más empobrecida. Lugares como La Cava en San Isidro, El Jagüel, y numerosos barrios de La Plata, Quilmes, San Martín y Tigre quedaron bajo las aguas.


Todo esto está muy lejos de ser una fatalidad. Las inundaciones evidencian la falta de obras y las consecuencias negativas de la especulación inmobiliaria a la que someten a la provincia Vidal y los intendentes.


En el caso de Tigre, por ejemplo, la reforma del Código de Planeamiento Urbano (votada tanto por Cambiemos como por el peronismo) posibilitó la construcción indiscriminada de countries y condominios sobre los humedales del distrito, que cumplen una importante función en la absorción de las lluvias. Este último temporal ha inundado a Las Tunas, Rincón de Milberg, Ricardo Rojas, Talar de Pacheco, Don Torcuato, y Benavídez.


En San Martín, los barrios más afectados por las inundaciones fueron José León Suárez, Barrio Independencia, Costa Esperanza, Carcova y Villa Hidalgo. El aumento del 700% en cinco años de los impuestos municipales no ha ido a parar a un plan de obras para impedir las inundaciones.


En la zona sur, las inundaciones golpearon fuertemente en Quilmes (Bernal Oeste, La Matera, La Florida, IAPI, Itati, bajo vias de Ezpeleta, villa Alcira). Esto ha mostrado las consecuencias de la política de desinversión de las sucesivas administraciones municipales, tanto el Barba Gutiérrez (FpV) como Martiniano Molina (Cambiemos). El Polo Obrero de San Francisco Solano ha iniciado una campaña de organización y ayuda inmediata a los vecinos damnificados.


En contraste con los negociados y la desinversión en la obra pública, la provincia garantiza el pago sistemático de la deuda externa.


Es necesario el desarrollo de un plan de obras públicas, bajo control de los trabajadores, para resolver el problema de las inundaciones, y el fin de los negociados inmobiliarios que la agudizan. Al mismo tiempo, el resarcimiento por parte del Estado de los damnificados.


LEER MAS:


Las inundaciones en San Martín y sus responsables


Las inundaciones se profundizan con el ajuste de Macri-Vidal-Molina


Las inundaciones de Tigre, la otra cara de los negociados inmobiliarios


 

En esta nota

También te puede interesar:

Desde un principio, la familia de Rosa fue ninguneada por la policía juninense.
Los casos se repiten en el distrito sin respuestas de los gobiernos.
El descontrol y la “relajación” del Estado ante la cuarentena disparó un número impensado de contagios que conmociona a la ciudad bonaerense.
La insuficiencia edilicia y la falta de inversión en infraestructura se vuelven a manifestar en el distrito.
Los trabajadores residentes del Trauma llevan reclamando por la falta de insumos de bioseguridad elementales para hacer frente al Covid-19.
En diálogo con Prensa Obrera, denunciaron reducciones salariales y falta de elementos de protección. Y advirtieron que la gestión gubernamental de la pandemia "es un circo".