06/01/2021
INFLACIÓN

Los alimentos suben un 6,5% en CABA

Según un estudio realizado por Consumidores Libres sobre los precios de diciembre en almacenes y supermercados.

La Canasta Básica Alimentaria relevada por Consumidores Libres arrojó para el mes de diciembre un incremento promedio del 6,5% en 21 productos de primera necesidad, según los precios registrados en almacenes y supermercados de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien aún no han sido publicadas las cifras oficiales para el mes de diciembre, que difunde el Indec, se trata de un relevamiento de lo que se percibe en las calles y en los comercios, con una inflación que sigue acumulándose debido a la eliminación progresiva del programa de Precios Máximos, las subas escalonada de los combustibles y la amplitud de la brecha cambiaria, con las subsecuentes especulaciones devaluacionistas.

Entre los alimentos que más subieron pueden encontrarse distintos cortes de carne, promediando un aumento del 11,4%, con el kilo de asado subiendo un 17%. Otro artículo, de los más consumidos en el país, es la yerba mate, que trepó casi un 11%. Algo similar ocurrió con el arroz fino, el cual subió un 11%.

Entre las verduras es importante el aumento de la papa negra en casi un 19% y de la acelga en un 25%, seguidos por naranjas y manzanas en un 15 y 14%, respectivamente.

Algunos analistas atribuyen estos aumentos a las compras de las fiestas, sin embargo estos coinciden con el cronograma de liberación de precios del gobierno, una vez desmantelada la “cuarentena oficial”.

Es difícil de suponer que los precios de los alimentos bajen cuando el gobierno impulsa distintas medidas que conllevan una mayor inflación y cuando los especuladores, en el mercado, esperan una devaluación para obtener un precio superior en sus exportaciones, trasladando los precios a las góndolas locales.

El gobierno se dispone ahora a una supuesta ampliación del programa Precios Cuidados, para absorber una parte de los bienes, hasta ahora, cubierto por Precios Máximos, e intentar así disimular una políticas de “cuidado de los bolsillos”. Sin embargo, en los hechos domina la suba de los precios.

Un ejemplo claro es el acuerdo alcanzado por el gobierno y los frigoríficos para ofrecer tres cortes de carne, de consumo popular, en diciembre, a bajos precios. Pero el asado, entre estos cortes, registra una de las subas más importantes del periodo y aún resta saber que pasará cuando el supuesto “acuerdo” caduque.

Si bien se trata de un relevamiento reducido al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, está claro que estamos ante un laboratorio de las tendencias que se impondrán en todo el país y que vienen dando cuenta de un alza en los precios a pesar de los pronósticos “optimistas” del gobierno. Otro informe de la consultora LLG estima un aumento del 4,7% en bebidas y alimentos en las últimas cuatro semanas (Perfil, 4/1).

La recientes medidas tomadas por el gobierno respecto a la autorización de subas en los biocombustibles, naftas y gasoil, alimenta aún más esta tendencia inflacionaria contra los bolsillo de los trabajadores. Más cuando una segunda ola de contagios amenaza con medidas más restrictivas a la circulación y podría implicar un nuevo impacto desfavorable en las economías de los trabajadores, como lo ocurrido en la primera cuarentena sin una verdadera política que contenga a los trabajadores y a la población pobre.

Por todo esto, y más, sigue vigente la necesidad de un paro nacional y un plan de lucha para evitar la sangría de los salarios y reorientar la política nacional detrás de los intereses de la clase trabajadora.

 

También te puede interesar:

Diciembre presenta la suba mas acentuada con un 4% y la tendencia alcista continúa.
La crisis azota directamente en el derecho a la alimentación.
Se intenta presentar una “ampliación” de productos en las vísperas del desmantelamiento de Precios Máximos.
Pronostican alzas del 4% para diciembre y del 50% para el 2021.
Otro motivo para impulsar el planteo de lucha por el bono de fin de año, asamblea, paro y plan de lucha.
Concentración en el Obelisco