28/07/2021 | 1627

Los desafíos de la campaña en la Ciudad de Buenos Aires

Enfrentar el ajuste nacional y avanzar con una verdadera oposición popular al régimen de negocios y privatización de Larreta y sus cómplices.

Juan Diez

En la Ciudad de Buenos Aires, la población trabajadora soporta las consecuencias del fuerte ajuste nacional. Al ajuste macrista le siguió el ajuste de Alberto Fernández, quien incumplió sus promesas de priorizar a trabajadores y jubilados. Por el contrario, quienes siguen ganando aún en pandemia son los bancos, las grandes empresas alimenticias y los exportadores.

Larreta y Vidal son también responsables de esta situación. Vidal gobernó y hundió la provincia de Buenos Aires. Y ambos fueron parte del desastre del gobierno de Macri, aunque hoy necesiten despegarse.

La polarización social se agudiza. En la zona sur de la Ciudad el crecimiento de la pobreza e incluso de la indigencia es alarmante. En la juventud, la precarización laboral y el desempleo son generalizados. La clase media porteña se ha reducido significativamente, afectando a comerciantes y profesionales.

Por el otro lado, florecen los negociados para los ricos, como en la privatización de Costa Salguero o la ex Ciudad Deportiva de La Boca para hacer torres de lujo, mientras para la mayoría de la población el pago del alquiler es una carga insoportable.

Larreta no gobernó solo, siempre contó en la Legislatura con los bloques “opositores” para votar leyes clave de venta de tierras, endeudamiento, represivas, como el caso de la Policía de la Ciudad o para votar jueces que garanticen un copamiento creciente de la Justicia.

Algunos, como Lousteau, fueron cooptados finalmente al armado oficialista; otros, como el Frente de Todos, llevan en sus listas a los cómplices de Larreta, como es el caso de Alejandro Amor, de Sutecba, quien encabeza la lista de legisladores, o los candidatos del PJ de Santamaría u Olmos, de aceitados negocios con el jefe de Gobierno.

Para muchos ha quedado claro que la Ciudad de Larreta no es para todos, porque la especulación inmobiliaria para ricos niega el acceso a la vivienda para una parte creciente de la población trabajadora.

Para otros, la decepción con el gobierno de Alberto Fernández se combina con el reiterado fraude que han sufrido votando legisladores opositores a Larreta, quienes luego le votan las leyes y se adaptan a su modelo privatista de la Ciudad.

El desafío que tenemos es llamar a todos ellos a enfrentar el ajuste con la izquierda y poner en pie una alternativa propia en la Ciudad para defender el trabajo, la salud, la educación y el derecho a la vivienda. Son las banderas que abandonó la centroizquierda, que hoy se encuentra disuelta en las listas de Larreta, como Lousteau o Stolbizer, o en las de Alberto Fernández, como Claudio Lozano o Patria Grande.

A la izquierda la respalda su acción cotidiana. Nuestros legisladores nunca han votado contra el interés popular. Somos la izquierda que crece en los barrios, organizando a los vecinos contra el hambre y la desocupación junto al Polo Obrero. En la juventud, luchando por el derecho a la educación en pandemia con dispositivos y wifi. En los sindicatos, enfrentando los despidos y el ajuste salarial que dejan pasar las burocracias sindicales cómplices.

Nuestra lista “Unidad de la Izquierda 1A” es el único frente de partidos de izquierda que se presenta a elecciones, conformado por el Partido Obrero, el PTS e Izquierda Socialista. Está encabezada por Myriam Bregman, Gabriel Solano y Vanina Biasi. Vamos con la unidad de la izquierda para enfrentar el ajuste de los partidos que gobiernan la Ciudad y el país.