24/03/1994 | 414

“Luchamos por el fracaso de la Constituyente reaccionaria”

Jorge Altamira en el acto de apertura de la campaña en Casa Suiza

Compañeros:


Quiero comenzar el cierre de este acto de lanza­miento de la campana en la Capital Federal saludando a las organizaciones que integramos el FIS, a las organizaciones que adhieren al FIS y, como ustedes habrán escuchado recién también, a organizaciones que no se encuentran en el FIS pero que llaman a votar por el Frente de Izquierda Socialista el próximo 10 de Abril.


Quisiera ser neto, claro y preciso de entrada: cua­lesquiera sean las divergencias que existan entre los partidos que se presentan a estas elecciones, todos ellos concurren para reformar la Constitución Nacional. El Frente de Izquierda Socialista y el PARTIDO OBRE­RO, en cambio, no concurren a reformar la Constitu­ción Nacional; concurrimos a quebrar el Intento de la burguesía de atacar al movimiento obrero y nuestro propósito es hacer fracasar, hacer naufragar y de ser posible quebrar a la Constituyente reaccio­naria. Esta es la perspectiva de nuestra política (aplau­sos).


Esta política está dictada por la propia situación: la burguesía convoca a esta Constituyente con las “cartas marcadas”…; con una posición de fuerza; con el dominio de los medios represivos materiales y de los medios represivos espirituales contra el pueblo; la ha hecho a su medida…; la ha armado para seguir un determinado fin político. Los trabajadores sólo iremos a damos una constitución cuando con toda libertad, una libertad que sólo la puede asegurar un gobierno de trabajadores, podamos deliberar multitudinariamente, discutir en las asambleas de fábricas, discutir en los cuarteles, discutir en las calles… qué queremos noso­tros, como pueblo trabajador y explotado, acerca de los derechos, las reivindicaciones y las formas de organi­zación política de nuestra dominación clasista. Enton­ces, nosotros iremos a damos una Constitución. ¡¡En­tonces, nosotros iremos a elaborar artículos constitu­cionales que no serán otra cosa que la forma de la dominación política de la clase obrera en este país!! (aplausos).


Pero no es esto lo que ocurre ahora. Esta es una Constituyente reaccionaria por la clase que la convoca, por el Estado que la apadrina y por los fines políticos que persigue… nos diferenciamos en este proceso de los demás partidos, en una cuestión principista: ellos quieren darle una forma perfeccionada, más acabada, y algunos más reaccionaria, más nefasta, a la domina­ción política del imperialismo y de la burguesía, y nosotros queremos destruir la dominación política de la burguesía y no lo vamos a lograr por medio de la reforma de esta Constitución ¡¡sino ganando al pueblo a la convicción de que si no tiene el poder político en sus manos, nunca en su vida hará de este país aquello a lo que aspiran los trabajadores…!! (Aplau­sos). ¡¡Que quede claro!!


Nosotros luchamos para que ¡¡fracase!! Y levan­tamos un programa, no para reformar la Constitución de acuerdo a este programa, sino para mostrar que estas reivindicaciones elementales no figuran y no podrían figurar de ninguna manera auténtica y real en el programada los otros partidos y que son irrealizables en esta Constituyente.


Esta reforma constitucional, bien dijo el compañero Rieznik, es un nuevo intento de violar la Constitución actual. Pero además, esta reforma constitucional es una iniciativa de los violadores históricos de la Consti­tución y de cualquier ley…; es una convocatoria de los que van a violar la Constitución; de los violadores históricos de la Constitución.


Reaccionaria


¿Para qué quieren reformar la Constitución? Noso­tros preguntamos a los trabajadores: ¿por qué creen que Menem quiere reformar la Constitución?, ¿por qué quiere reformar la Constitución la clase social que él representa? ¡¡Para darse más medios de ataque contra los trabajadores!! El primer medio es que el pacto Menem-Alfonsín convierte a la próxima elección constitucional en un plebiscito… Mañana, cuando los compañeros de Santiago profundicen sus movilizacio­nes; cuando los compañeros de San Lorenzo se manden una gran marcha, mucho mayor, a Santa Fe, a Rosario, a la sede gubernamental, el gobierno los va a reprimir con la Constitución en la mano… La bur­guesía va a reprimirá las masas y las va a ensangrentar en nombre de la “democracia” y  nosotros estamos orgullosos de haber sido desde el comienzo de esta experiencia constitucional, el partido que desenmasca­ró a la democracia burguesa como un instrumento de lucha contra la clase obrera, ¡¡con justicia social o sin justicia social…!! (Aplausos).


Entonces, lo quieren convertir en un plebiscito, en primer lugar. En segundo lugar, pretenden reelegir al jefe de la camarilla privatizadora. Pero, en tercer lugar, pretenden imponer y darle carácter constitucional a los decretos de necesidad y urgencia”, ¡¡que en el futuro van a ser «constitucionales”!! Lo que no saiga por el Parlamento, saldrá por decreto. Será confeccio­nado en la oficina de un banco o en el Departamento de Estado norteamericano, y el Parlamento argentino va a tener que ‘Verte pasar”. El pacto Menem-Alfonsín le da carácter constitucional al gobierno «por decreto”. ¿Decretos para qué? NO para resolver la expropiación de las empresas imperialistas, el cese del pago de la deuda externa, la vía ejecutiva para impulsar la liberación nacional y social… ¡¡Sino el decreto para aplastar cualquier forma de resistencia de los trabajadores!!


La reforma constitucional se convoca para que el poder Ejecutivo pueda hacer aprobar leyes sin que el Parlamento las trate. En uno de sus artículos establece que un proyecto de ley que vaya al Parlamento y que en treinta días no sea tratado automáticamente queda convertido en ley!!


Negrera


Por ser la reforma que establece jurídicamente el gobierno por decreto, esta reforma constitucional es automáticamente la de la “reforma laborar; porque le da a los que quieren liquidar la jomada de ocho horas; a los que quieren liquidar las vacaciones; a los que quieren liquidar el descanso dominical; les da todos los medios políticos constitucionales para reventar al mo­vimiento obrero.


Pero, además, esta gente piensa meter la “refor­ma laboraren la Constitución, explícitamente. Hubo un proyecto del Senado, que luego no prosperó sólo porque había que darle paso al pacto Menem-Alfonsín, que tenía que ser mucho más breve, que establecía constitucionalmente el “derecho a la productividad Es decir, ¡¡el régimen de las plantaciones algodone­ras!! Además del derecho constitucional “a la produc­tividad”, se proponía el derecho constitucional a la “Ubre empresa» y el derecho constitucional a las “zonas francas»; esto último significa zonas sin con­trol directo del Estado donde se podrán lavar los narcodólares. Y esto de los narcodólares debe ser una cosa importante, porque acaba de quebrar el principal banco de Venezuela y se ha descubierto que toda su prosperidad estuvo asentada en un gigantesco lavado de narcodólares. Ustedes pueden hacer las cuentas porque acaban de ver la estafa en el Mercado de Valores de La Plata; ¡ ¡ya pueden ir pensando quién de los cinco bancos que encabezan la Osta de la Asocia­ción de Bancos, es el principal lavador de narcotráfico en este país…!! ¡¡Eso va a ser legalizado por esta Constitución!! Esta es la Constitución de los “negre­ros” Esta es la Constitución reaccionaria. Nosotros, vamos para tratar de quebrarla, de hacerla fracasar, ¿y cómo? Denunciándola, agrupando a los trabajadores en tomo a nosotros; y en la medida en que se ponga en evidencia ante ellos que lo que hemos denunciado es correcto, ¡¡marchando en las calles del país a los centros del poder a impedirles a estos desgraciados que acaben con las conquistas del pueblo argentino!! (Aplausos).


Es de esta manera que se usa en forma revolucio­naria la tribuna parlamentaria y la tribuna electoral, porque no puede haber un movimiento liberador triun­fante donde no haya un programa que haya encamado en las masas y donde éstas no estén guiadas por un objetivo que vaya más aBá de la mera revuelta, ¡¡el objetivo de tomar el poder político, acabar con la explotación y sentar las bases de la sociedad socialis­ta!! (Aplausos).


Clerical


El «mérito » —naturalmente que lo ponemos entre comillas— de la declaración del Episcopado de ayer, es que va demostrando que el pacto Menem-Alfonsín tiene muchos otros signatarios más. Si el pacto está cerrado, y fue amarrado por una ley del Congreso de la Nación…; cómo es que a los curas se les ocurre que se puede meter la enseñanza confesional, la en­señanza privada, la prohibición del dere­cho al aborto.


Ahora sabemos que la reforma «ne­grera», con esta intervención de la Igle­sia, es también una reforma clerical; ahora sabemos perfectamente que tie­ne un tercer signatario. Y este tercer signatario trae de la mano al pacto al Frente Grande. Porque ahora venimos a descubrir que de todos los partidos y frentes que van a esta elección, el único que sabía que todas estas porquerías se podían meter en la Constitución, y que todas estas porquerías eran compati­bles con el pacto, era el Frente Grande, que fue el primer partido, antes que la Iglesia, antes que el partido Justicialista, que planteó poner en la Constitución las disposiciones de la convención del Pac­to de Costa ñica, que no sólo establece la enseñanza religiosa; la prohibición del aborto o la represión del aborto; la priva­tización de la enseñanza; sino que ade­más, ¡¡establece el derecho de tos go­biernos a reprimir por razones de “se­guridad pública», y por razones de “moralidad pública”. Este tratado in­fame de Costa Rica, que precisamente por ser infame lo han encubierto con el nombre de Tratado de tos “derechos humanos»…, (del “derecho humano» a ser reprimido; del «derecho humano » a escuchar a un cura; del «derecho humano” a sufrir la carnicería de un aborto clandestino…); esta convención define una política de represión a la juventud, porque quién más dispuesta que la juventud a enfrentar la hipocresía de la moral oficial. Entonces, tenemos aquí, sino un concierto a cuatro manos, un pacto a cuatro manos… ¡¡del mene- mismo, el alfonsinismo, la Iglesia y el Frente Grande!!


Frente Grande


Miren compañeros, voy a citar a al­guien que ni remotamente pertenece al FIS. El secretario general de ATE Neuquén, un burócrata, hasta lo que yo sé, lo último que leí, rompió con el Frente Grande. ¿Por qué rompió un burócrata que formó el Frente Grande? Porque el obispo De Nevares, en la lista de cons­tituyentes del Frente Grande de Neuquén, metió aun menemista en segundo lugar, es decir, a un “Chacho Álvarez”… alguien que fue menemista. Y entonces, el burócrata sindical de ATE dice: “no nos vamos a tragar este sapo». Compañeros que tengan la in­tención de votar al Frente Grande, por favor, éste es un sapo del tamaño de un ómnibus. No voten al Frente Grande que es la expresión del clericalismo y de tos intereses imperialistas en la presente situación política.


El Frente Grande lleva en sus listas a los representantes de la jubilación priva­da, a los banqueros. En Tucumán, el presidente del Instituto de Fondos Co­operativos, organizador de una jubila­ción privada, va como primer candidato del Frente Grande; el Partido Comunis­ta, y el Instituto Cooperativo que mantie­ne al partido Comunista, tiene también en marcha un fondo de jubilación priva­da; son tos que usan el plan Cavallo para meterse la guita de tos trabajadores en sus bolsillos. El partido Comunista, has­ta hace una semana, tenía dos directo­res en el directorio de la Matilde Menéndez, tos hizo renunciar cuando se armó el despelote y uno dijo, “¿por qué?, si yo aquí entré para afanar y para currar, para eso ustedes me mandaron, aquí me quedo”, y no aceptó renunciar… Son los represen­tantes de la jubilación privada… El CTA, el Congreso de Trabajadores Argenti­nos, en su estatuto, art. 12, autoriza al CTA a formar un fondo de jubilación privada, y la Coordinadora de Jubilados, que también vota al Frente Grande, está sacando volantes donde pide a los sin­dicatos que rechacen la jubilación pri­vada y se mantengan en la jubilación estatal. El que está con los jubilados tiene que estar contra el Frente Grande,


¡ ¡y el que está con el Frente Grande, es un enemigo de tos jubilados…!! Aunque el Chacho Álvarez venga a las marchas de tos jubilados; marcha a la que va, siempre tomando un recaudo: que cuando la Izquierda llega a la Plaza, ellos se rajan para que la policía pueda apalear efectivamente a los militantes de la Izquierda (aplausos).


Nuestra política


Entonces, para concluir, ¿qué pre­tendemos hacer en la constituyente o en esta elección? Desenmascarar y denunciar: contra la Reforma Laboral, levantar la defensa de la jomada de ocho horas, la defensa de tos convenios colectiva de trabajo. Nosotros decimos: “éste programa es realizable; la condición es que los trabajadores tengan el po­der en sus manos”. Ese programa lo oponemos punto por punto al que quiere imponer la burguesía. Quieren liquidar las ocho horas; jornadas de ocho horas, jubilación estatal con aporte único de la patronal, sin aporte de tos trabajado­res…


Tenemos que contraponer nuestro programa al de tos partidos patronales, para desenmascararlos; tenemos que polemizar, tenemos que desenmasca­rarlos; no podemos reducir nuestra polí­tica a repetir slogans vacíos de conteni­do concreto; tenemos que demostrarles a las masas que la izquierda de Argenti­na es la única creativa, es la única que mira la realidad como es. En esta lucha se acercarán nuevos compañeros, y esos nuevos compañeros que se acer­quen se tienen que organizar, y no sa­bemos si en esta lucha, si en la que viene después, o en la de más tarde, estallará en pleno la bronca popular. Lo que sí sabemos es que organizando una van­guardia política consiente de la clase trabajadora, el estallido popular no se disipará en un acto de ira sino que se transformará en fuerza revolucionaria capaz de derrocar a la burguesía y llevar a la Argentina, a América Latina y al mundo, por la senda del gobierno de tos que trabajan, del gobierno de los traba­jadores, y por la senda de la única libe­ración: el SOCIALISMO. Nada más, compañeros (aplausos).

También te puede interesar:

Ruptura con el frente único y ataque al FIT-U.
Es la demostración del grave cuadro sanitario que no quería reconocer.
No importa el programa; solo es oportunismo electoralista.
Mientras la juventud piquetera ocupaba el ministerio en defensa de su derecho a la educación.
Ahora apelan a fotos, grabaciones, videos clandestinos y testimonios truchos.