03/08/2006 | 957

Luchemos contra la guerra

"Estado sionista, vos sos el terrorista”. Con esta consigna central, la movilización del pasado jueves 25 recorrió el centro de la Ciudad para culminar frente a la Embajada de Israel.


La marcha fue precedida por una lucha política que reveló con claridad la política del kirchnerismo frente a la crisis de Medio Oriente.


Una de las organizaciones de la comunidad árabe, el “Centro Islámico”, desechó la posibilidad de una movilización callejera “junto a la izquierda”… por “sugerencia del gobierno”.


Horas antes de la movilización, el mismo “Centro” había firmado un comunicado común “por la paz” con el canciller Taiana y… la Daia.


El gobierno está “operando” para neutralizar cualquier manifestación de repudio a la agresión sionista.


Ello se manifestó, finalmente, en la propia marcha del jueves 25: con excepción de un pequeño contingente de Barrios de Pie, ninguna organización, dirigente o diputado kirchnerista “puso la cara” para denunciar la barbarie imperialista en Medio Oriente.


Las ocho mil personas que se movilizaron ese día fueron aportadas por la izquierda y las organizaciones piqueteras.


El Partido Obrero y el Polo Obrero aportaron, no una “delegación”, sino una columna cohesionada y numerosa.


No fue nuestra única movilización: el martes 1° de agosto el PO de la Capital volvió a marchar a la Embajada de Israel para denunciar la matanza de Qana, reclamar el retiro de las tropas sionistas del Líbano, Gaza y Cisjordania, y la libertad de los diez mil presos palestinos.


Lo mismo hicimos en las provincias.


“Como lo viene haciendo en las últimas semanas, el PO volvió a marchar por Palestina”, señaló uno de los cronistas televisivos que registró nuestra acción.


Los piqueteros argentinos del PO están haciendo ver, en las calles, por dónde pasa el antiimperialismo y el internacionalismo consecuentes.

También te puede interesar:

Agencia del sionismo y los gobiernos derechistas latinoamericanos.
Dinamarca - Líbano - Palestina.
Nuevas movilizaciones contra la banca y el gobierno.
Cada vez más desacreditada ante la población.
El debut cinematográfico de Barlett Sher, sobre los acuerdos secretos entre la OLP y el Estado de Israel en 1993, los convierte en un drama interpersonal a gusto del imperialismo norteamericano.
Los límites de Bennett-Lapid.