18/09/1997 | 557

Luis Zamora, «Se dice pero no lo ‘vamo’ a hacer»

Luis Zamora ha producido un reportaje revelador en el propio periódico de su partido.


A la pregunta de su compañero periodista: «Muchos compañeros ven bien estas propuestas (suspensión del pago de la deuda externa, impuestos progresivos) pero nos plantean que son difíciles de llevar a la práctica», Zamora responde: «efectivamente son difíciles de conseguir aunque es mucho mas difícil vivir sin un trabajo… Son difíciles pero no imposibles…» (Alternativa Socialista, 3/9).


La trampa de la respuesta de Zamora reside en que lo único que es imposible, difícil e inviable, no es el no pago de la deuda externa, sino su pago. Menem está pagando los intereses y el capital de la deuda con créditos internacionales, por la simple razón de que el comercio exterior argentino es deficitario. Durante la crisis del tequila, numerosas empresas argentinas dejaron de pagar (por ejemplo, Acindar y Alpargatas) y la onda de crisis que se viene desde Asia habrá de provocar ahora una cesación de pagos mucho mayor.


Zamora invierte la realidad: difícil es la viabilidad de la política capitalista, no la política obrera.


Esto permite entender porqué Zamora habla de «suspender el pago» y deja de hablar del no pago de la deuda. Suspender el pago es salir a negociar con los usureros y es lo que hizo Cavallo durante la crisis del tequila.


Frente a una pregunta similar, Altamira denunció recientemente que detrás de las promesas de mantener la ‘estabilidad’ se viene la contraria, la ‘santa alianza’ de la devaluación, anunciada por el hundimiento en masa de las monedas ‘estables’ de los países que tienen convertibilidad. «En la campaña del Partido Obrero, agregó, tenemos que denunciarlos y decir que contra la política de saqueo y de crisis que se viene, no vamos a permitir, como en el 89, que se toque el poder adquisitivo de los trabajadores. Vamos a intervenir el mercado de cambios, nacionalizar el comercio exterior, nacionalizar los bancos, meter las manos en las fortunas de los capitalistas… no permitir otra hiperinflación como la que saqueó al pueblo argentino».


Basta cotejar para definirse.

En esta nota