10/05/2021
La pandemia en Mendoza

Luján de Cuyo: una política que atenta contra la población

Basta de descargar la crisis sobre las espaldas de las familias trabajadoras.

Frente a la enorme cantidad de contagiados por Covid-19, la falta de camas y elementos básicos para el tratamiento de los pacientes, los salarios de miseria en la comuna, las políticas que lleva la intendencia atentan directamente contra la integridad de los lujaninos.

En Luján existe un hospital que nunca se terminó y que se utiliza como elemento demagógico en las elecciones. Sin haberse finalizado solo hay algunos consultorios externos, personal escaso para la gran demanda que existe hoy y nunca se cumplieron las promesas del sector pediátrico, entre otras. El hospital es una pequeña sala, como las escasas que hay en el departamento.

La comuna abandona a los lujaninos

Hasta el día de hoy la única iniciativa sanitaria del intendente Sebastián Bragagnolo fue distribuir alcohol en gel por todo el departamento gastando más de 5 millones de pesos. Una medida insuficiente a una realidad en la que se acrecientan grandes reclamos populares por alimentos, por trabajo, por obras, situación que ha llevado a triplicar los comedores populares. En un momento hasta la feria cerraba dejando  a la deriva a miles de familias.

¿Qué ha pasado hasta hoy frente a esto? Se ha mirado para otro lado sin tomar alguna otra determinación frente a la segunda ola de Covid-19 y como llaman algunos la pandemia económica (42% el nivel de pobreza en Mendoza).

En este momento no hay dudas que la pandemia y la economía son peores que hace un año, ¿pero para quien? Las barriadas obreras del sur están muy lejos de poder llevar a cabo una cuarentena, desde el Polo Obrero nos informan que los comedores ya no dan abasto, la coyuntura es explosiva, los contagios crecen día a día, los centros de salud de todo Luján de Cuyo están vaciados para dar una verdadera solución, donde hace poco tuvimos que lamentar la pérdida de Aiza Ortega Agapo una compañera del Polo Obrero que impulsaba un comedor popular y donde por falta de recursos fallece sin asistencia.

Enfrentemos la política anti popular

Desde la comuna utilizan los recursos para garantizar la rentabilidad de las constructoras con la excusa del embellecimiento de las zonas urbanas y no para terminar el hospital. Es claro que necesitamos de inmediato un hospital que atienda a los lujaninos y lujaninas, alimentos para los comedores y garantizar la urbanización y vivienda de las familias que no tienen condiciones materiales para hacer cuarentena. Es necesario reordenar los intereses para satisfacer las urgentes necesidades de la población y dejar de financiar groseramente a los privados.

Tomemos las riendas y demos la batalla para que se satisfagan todos los reclamos populares y no seamos los trabajadores quienes paguemos el ajuste.