01/11/2012 | 1246

Macri y K, unidos por la ‘patria inmobiliaria’

Después de la votación conjunta entre Macri y los K de la ley de ART, bajo patrocinio de la UIA, no sorprende que otros intereses capitalistas impulsen algo similar en la Ciudad. El kirchnerismo necesita de Macri para rezonificar las tierras ferroviarias que acaban de ser puestas a disposición de “desarrolladores inmobiliarios”. Macri, por su lado, busca la venta del edificio del Plata y la construcción del Centro Cívico a costa del Borda.


Los lados del mostrador


En este acuerdo, el banquero Elsztain, del Banco Hipotecario, atiende desde los dos lados del mostrador. Por un lado, impulsa -con el aval de Macri- la construcción de un “Dubai porteño” en la ex ciudad deportiva de Boca Juniors. Ese proyecto fue rechazado el año último en la Legislatura, pero podría prosperar a la sombra del acuerdo Macri-K. Por otro lado, el Banco Hipotecario -también Elsztain- lleva adelante la construcción, en terrenos de Adif (una empresa ferroviaria del Estado nacional, donde sigue pisando fuerte la UF pedracista y La Fraternidad), de un shopping a cielo abierto en un predio de Pacífico, el cual también debe ser habilitado en la Legislatura. Lo que lubrica un acuerdo entre Macri y los K es su base social común: la patria contratista y la especulación inmobiliaria.


Un acuerdo en todos estos terrenos allanaría una aprobación del presupuesto, el cual incluye un ajuste contra la educación y un aumento escandaloso en las partidas para las empresas de recolección -en beneficio del moyanismo y las contratistas de basura de la Ciudad.


Desafío


Con el acuerdo, prosperaría el Polo Audiovisual -lo que implica el despido de un millar de trabajadores de Dragado y Balizamiento. La dirección moyanista del sindicato busca un compromiso. Lo mismo vale para el Borda, donde el kirchnerismo hace demagogia contra el Centro Cívico -e incluso goza de la confianza de todo un sector de ATE-, mientras negocia con Macri en la Legislatura. Mientras los trabajadores municipales del Borda, así como también del edificio del Plata, serán afectados por la construcción del Centro Cívico, la dirección del Sutecba no le suelta la mano a Macri. Los docentes van a sufrir el ajuste educativo, pero UTE sigue atado al kirchnerismo, el cual presta su aval a ese ajuste en la Legislatura.


El alineamiento de las organizaciones de trabajadores de la Ciudad con uno u otro bando es una piedra en el zapato para defender nuestros reclamos. Que los sindicatos rompan con ambos gobiernos y lancen un plan de lucha para enfrentar el ataque de Macri y los K, en defensa de los puestos de trabajo, de la salud, la educación y la vivienda en la Ciudad.