24/03/2020

Malvinas Argentinas: entre la llegada de la pandemia y el estado de sitio

El lunes 23 el  intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini comunicó a través de sus redes sociales cual es el estado de la situación actual en el distrito con respecto al COVID-19. En él informa que 2 habitantes dieron positivo en el test de Coronavirus y que hay 3 más en el hospital Traumatologico con síntomas a la espera de los resultados del test. Estos numeros se suman al profesor de la Ungs contagiado, que si bien no tiene domicilio en Malvinas, dio clases en la universidad.


Estos primeros casos registrados abren el interrogante de si el municipio, de 350 mil habitantes, está preparado para  enfrentar la pandemia, y la respuesta es lamentablemente negativa: el sistema sanitario está más que colapsado.


En el partido se cuentan con 50 camas de terapia intensiva con respirador, lo que da el número de 1 cada 7000 habitantes. Este número tiene una distancia abismal de lo recomendad por la OMS de 1 cama cada 1000. Si se expresara la pandemia en las tasas optimistas a nivel nacional que publicó el gobierno, los pacientes graves con necesidad de asistencia respiratoria serian entre 3 y 4 por respirador.


Pero este potencial colapso del sistema sanitario del distrito no seria nada nuevo: los trabajadores del distrito denuncian hace años la precariedad en las que trabajan. Las grandes obras del Hospital Traumatólogico y del Polo Sanitario carecen de insumos básicos para funcionar y la falta de personal para atender la gran demanda, utilizando una masa de residentes para cubrir los puestos faltantes, como ocurre en el trauma.


Las localidades más populares como Grand Bourg y Tierras Altas sufren la falta de acceso al agua potable y a desagues seguros. Además de ser vecinos del campo La Juanita, basural a cielo abierto donde las  fábricas desechan sus residuos sin tratar y por el cual les vecines vienen peleando por su cierre. Este combo hace proliferar enfermedades como el Dengue (actualmente se desarrolla un brote)  entre otras, que abarrotan de enfermos las  guardias.


Todo esto en un contexto de un sistema de salud sumamente arancelado, que se sostiene a partir de las obras sociales y empresas privadas vinculas al municipio.


 Lo llamativo que ante esta situación alarmante el municipio de Leo Nardini en vez de llevar medidas de emergencia para reforzar el sistema sanitario, se ha dedicado a aumentar exponencialmente la presencia de las fuerzas de seguridad en las calles y llevar adelante un virtual estado de sitio. Son 4 las fuerzas que hoy intervienen (Dirección General de Tránsito y Seguridad, la fuerza municipal de Protección Ciudadana, la Policía de la Provincia de Buenos Aires y Prefectura Naval Argentina ) algunas de ellas sin ningún tipo de jurisdicción en Malvinas Argentinas como la Prefectura.  32 es el número de detenidos, del cual el gobierno se regocija en las redes, por haber violado el confinamiento obligatorio. 


Mientras tanto las fábricas y el enorme Parque Industrial de Tortuguitas siguen produciendo sin ser la mayoría productos de carácter esencial, aumentando la circulación de miles de trabajadores que no tienen garantizado ni siquiera un transporte seguro. 


 Es en este contexto que se ha llegado a la grave situación de sitiar los ingresos al municipio, con barricadas en las calles que lindan con los partidos vecinos, dejando a la población confinada a 18 puntos de accesos.


Pero ¿el virus retrocederá por barricadas de cemento mientras miles circulan para llegar a sus puestos de trabajo?


Esta política tiene un claro objetivo: copar las calles con las fuerzas represivas para enfrentar los inevitables choques (“desbordes” o “situaciones de violencia”, como lo llaman medios nacionales) que sucederán frente a la situación de pobreza del distrito, que se profundiza en las grandes barriadas con el parate económico. La ayuda local en estos lugares es nula y los anuncios del gobierno nacional son insuficientes para la precariedad en que viven miles de malvinenses. Las filas de familias en las escuelas para buscar la ración de alimentos son una radiografía de la situación.


Nardini, se ha colocado a la cabeza entre los intendentes, de llevar adelante el virtual estado de sitio que plantean solapadamente el gobierno provincial y nacional.


Nuestros Reclamos


Frente al accionar represivo del estado y la quiebra de la salud, que se invierta la plata de seguridad de manera urgente a la salud.


Fábricas como Unilever y laboratorios como Bernabó, que producen insumos necesarios para combatir la pandemia, deben respetar  las condiciones de salubridad y prevención necesaria de los operarios: las condiciones de seguridad e higiene, el traslado de los compañeros, la distancia entre operarios y el funcionamiento solo de la línea que produciría los productos esenciales..


En los lugares de estudio se plantea el armado de comités de seguridad e higiene compuestos por estudiantes, docentes y no docentes. En la Ungs no existe ningún organismo que aborde la problemática, con el agravante de tener un caso positivo. Ni tampoco se han  dado respuestas frente a la continuidad del cuatrimestre 


Los trabajadores ocupados y desocupados debemos organizarnos en comités de seguridad e higiene en cada lugar de trabajo, fabrica, centro de estudio y barrio para darle una salida a la crisis.