Políticas

21/11/1995

|
474

Manotazo contra el pueblo

El gobierno exige que el Congreso le delegue ‘poderes extraordinarios’ para poner en marcha una ‘segunda reforma del Estado’.


La ‘reforma del estado’ consiste en despedir más trabajadores publicos y acelerar la privatización de las ultimas empresas del Estado y, en aumentar impuestos.


El despido de trabajadores publicos tienbe como principal objetivo desmantelar  la educación y la salud públicas. Por ejemplo, atacar al Pami y al Anses para facilitar la privatización del sistema de obras sociales.


Donde la ‘reforma’ divide a la burguesía  es cuando pretende darle al gobierno un ‘cheque en blanco’ en materia impositiva. En primer lugar no está claro a quién se le daría esos ‘poderes extraordinarios’ para modificar los impuestos. Mientras plantean “darle bastante poder al Ministerio de Economía” (La Prensa 16/11), el jefe de la bancada menemista en la cámara de diputados, Matzkin, aclara que “no son facultades a Cavallo sino al presidente…y al jefe de gobierno” (Clarín 18/11). Evidentemente, la ‘segunda reforma’ no puede escapar a la crisis política.


¿Qué se quiere modificar en materia impositiva?


Primero, se pretende mantener el IVA en el 21% hasta mediados del 97, y continuar sin coparticipar con las provincias el 3% del impuesto. También pretende incrementar los impuestos internos en un 20% y extenderlos a productos de consumo popular (cerveza, gaseosas, cosmeticos, etc) que la burguesía considera ‘suntuarios’. Evidentemente se trata de un nuevo golpe que afectara a las provincias y al consumo popular.


Como ‘compensación’ el gobierno afirma que también incrementara del 0,5% al 1% el impuesto a los bienes personales que….nadie paga (ya que se aplica sobre activos no declarados en el exterior).


Pero,  “un importante funcionario del Jefe de Gabinete” metió el dedo en el ventilador cuando aseguró que los principales títulos de la cuestión impositiva “están referidos a la suspensión o eliminación de exenciones, diferimientos o reintegros” (La Nación 20/11). Es decir los subsidios a la burguesía exportadora, a los bancos y  los referidos a la promoción industrial. Esto es lo que ha abierto la crisis en el Congreso.


Por eso la Unión Industrial Argentina (UIA) salió a pedir un ‘paquete fiscal’ que mantenga los actuales niveles de reembolso a los exportadores y la anunciada reducción de los aportes patronales a la previsión social y a las obras sociales sindicales. El ‘chachista’ Manuel Herrera (Clarín 17/11), al criticar el  ‘plan’ Cavallo, acaba de reclamar  “impulsar el financiamiento de nuestras exportaciones”.


El gobierno menemista quiere ‘ampliar’ su politica de decretazos mediante el recurso a los ‘poderes extraordinarios’. Aquí tenemos otro de los resultados ‘democráticos’ de la reforma de la Constitución.


El PO llama a luchar contra este nuevo ‘plan’ , planteando la anulación integral de todos los impuestos al consumo y su reemplazo por impuestos al gran capital y por el no pago de la deuda externa.