14/06/2001 | 710

Marcha contra el hambre, la desocupación y la represión

El miércoles 30 se concretó una gran marcha contra el hambre, la desocupación y la represión convocada por la mayoría de las organizaciones de desocupados. Es la respuesta a una situación que se agrava día a día: en la ciudad con más alto índice de desocupación se han sumado los despidos en los frigoríficos San Telmo y Vivoratá, en la fábrica de postres Balcarse  y otras empresas que han quebrado.


La movilización fue fruto de una intensísima lucha política liderada por la Coordinadora de Bosque Grande y zona por poner en pie una Coordinadora de trabajadores desocupados y ocupados, y por la efectivización de un plan de lucha regional.


Esta marcha es la constatación de que la ofensiva del intendente Aprile y los capitalistas locales, que buscan la atomización y destrucción de las organizaciones de desocupados, está fracasando. Este amplio ataque (represión en la ruta 2, condena a Emilio Alí, levantamiento de planes y bolsones alimentarios) contó con la complicidad de una fracción de la CTA, el aliento de multimedios locales e incluso el aval de dirigentes «populares”, desde el Frepaso hasta el PJ.


La ilusión que albergaban era terminar con la lucha piquetera en Mar del Plata, pero les estamos torciendo el brazo. Primero, recuperando puesto por puesto cada PEL caído, realizando todos los días manifestaciones y piquetes a los supermercados y movilizándonos, detrás de la consigna «Fuera De la Rúa-Cavallo” , hasta enfrentarnos frente a frente con el presidente.


Fuera Aprile


A la marcha, convocada por el Movimiento Teresa Rodríguez, el Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados, la Coordinadora de Bosque Grande y zona, los desocupados de la Corriente Clasista Combativa, la Unión de Vecinos Organizados, la Coordinadora Wilson y Autoconvocados del Plan Barrios, concurrieron más de 800 compañeros que marcharon por el centro de la ciudad haciendo “paradas’’ en el Ministerio de Trabajo de la Provincia y de la Nación y en el Municipio, donde entregaron el petitorio con un pliego de reclamos votado por el conjunto (ver aparte).


Ante la masividad de la marcha, pero sobre todo ante la unidad de acción, el intendente Aprile dio marcha atrás en su postura de “no recibir nunca más» a estas organizaciones. En la entrevista quedó reflejada la inoperancia del gobierno municipal, ya que la respuesta a cada uno de los reclamos del petitorio fue *el Municipio no puede hacer nada».


Los trabajadores marplatenses deben tomar debida nota de estos planteos, así como de la posición del intendente reflejada en uno entrevisto de un medio local, en la que Aprile manifiesta no tener deseos de volver o presentarse o olecciones porque está “muy cansado». ¡Pero no está cansado do descargar impuestazo tras impuestazo sobre las espaldas de lus familias obreras, pora tratar de tapar el enorme déficit do las arcas municipales!


SI el gobierno municipal no puede dar respuesta a los reclamos obreros, tiene que irse. Pero tiene que irse ya, porque los trabajadores no tienen por qué aguantar dos años más un gobierno incapaz do dar solución a bus reclamos más elementales.

En esta nota

También te puede interesar: