18/09/2020

Mendoza-Rivadavia: el dietazo del intendente desnuda el ajuste a municipales

El revuelo causado por la noticia de que funcionarios y concejales del municipio se darían un dietazo del 20%, obligó al intendente, Miguel Ronco; a salir a aclarar ante los medios que daban marcha atrás con el mismo. Esta política abroquelo tanto a la gestión de Cambiemos como al peronismo en defensa de su dietazo. Fue un concejal del mismo peronismo quien salió a defenderse diciendo que “el aumento no es excesivo”, y justificando dietazos del intendente en meses anteriores a la pandemia, pero también falseando información diciendo que cobran lo mismo que un docente con el 60% de antigüedad, lo cual además constituye una provocación a trabajadores de la educación que tienen el salario congelado.Dejaron en claro que no existe ninguna grieta a la hora de otorgarse beneficios por sobre el de los trabajadores del departamento.

Este dietazo se daba en el marco de que los funcionarios del municipio tienen atadas sus dietas a los golpeados salarios de los empleados municipales, a quienes iba destinado el aumento del 20%. Algo que todavía deja a los agentes del municipio por debajo de la línea de la indigencia ya que en promedio el salario básico superarían por poco los $11 mil con el aumento. Sumando todos los ítem no remunerativo en el mejor de los casos llegarían a un tercio de lo que vale la canasta básica familiar, hoy en $45mil. Algo que contrasta fuertemente con el impacto que llevaría a las dietas de los concejales, por ejemplo, a valores de $80 mil, valores que son estimativos ya que tanto oficialismo como el peronismo, reniegan de exhibir cuanto perciben por mes.

Así queda en evidencia que la política de ahorro de la que se jacta Ronco, solo es a costa de mayor sumisión de los empleados municipales que son cada vez más empujados a la pobreza. Política que es replicada en todo el departamento, ya que esta misma orientación viven los trabajadores rurales que ven perderse a diario fuentes de trabajo y changas, mientras los grandes bodegueros y terratenientes aumentan sus ganancias con las exportaciones y la devaluación.

Cola de paja

El recule de la gestión se dio luego de un enorme repudio de la población de toda la zona este, no solo Rivadavia, principalmente en las redes sociales y medios de comunicación. La cual no se da en un contexto aislado sino que viene antecedido de concentración autoconvocadas, hace menos de un mes, contra la política del Intendente en el nulo abordaje de la pandemia en el municipio, contra las zonas liberadas de la policía, y contra los magros salarios y la precarización laboral que llevo a miles de trabajadores rurales a exponerse al coronavirus.

La orientación política de operar a espaldas de las necesidades del pueblo trabajador de Rivadavia, debe ser contestada con un planteo que anteponga a la familia trabajadora: que debe empezar con un aumento salarial ya del 40% para los trabajadores municipales en el camino de equiparar sus salarios al costo de la canasta básica familiar; la implementación de un seguro intercosecha para los trabajadores del agro parados por la temporada y un inmediato impuestos a los grandes bodegueros y terratenientes para destinar a los recursos a garantizar la cuarentena de todas las familias obreras del municipio y la zona este.

 

En esta nota