03/08/2021

Mendoza: se caen las caretas en el inicio de campaña

El gobernador y la oposición del Frente de Todos celebran beneficios a las petroleras.

Se cumplió una semana del inicio oficial de la campaña electoral y la provincia de Mendoza fue escenario de acontecimientos claramente pedagógicos sobre lo que el pueblo trabajador deberá enfrentar. El gobierno provincial de Rodolfo Suárez y la senadora Anabel Fernández Sagasti, del Frente de Todos, festejaron airadamente la habilitación de nuevos pozos petroleros, mediante la técnica conocida como fracking.

En conjunto, los bloques principales festejan la entrega de los bienes comunes. Un escenario similar a diciembre de 2019 pero cuyo festejo fue eclipsado por una pueblada histórica que desautorizó a la Legislatura y la obligó a retroceder en la habilitación de la megaminería.

Esta es una clara señal a las multinacionales que pretenden saquear la cordillera: la entrega a la multinacional es una política de Estado tanto de Cambia Mendoza como del Frente de Todos.

El ajuste en curso, sobre el pueblo trabajador, no alcanza para satisfacer los reclamos del FMI y los grandes capitalistas, es por esto que la entrega de los bienes comunes tiene por objetivo conseguir más fondos para hacer frente a los pagos de la deuda y rescatar o mantener la rentabilidad de los grandes capitalistas.

Un segundo aspecto es el bochornoso aumento de dietas para legisladores que superarán los $230 mil. En similar porcentaje se verán beneficiados los funcionarios políticos. El monto que se aumentarán sobrepasa el salario de una maestra de primaria, a cualquier municipal y también a los trabajadores de salud que cobran unos 30 mil pesos.

Esto constituye una provocación contra el pueblo trabajador. Es una burla a los trabajadores de la salud que reclaman una recomposición salarial, a más del 50% de la población que se encuentran por debajo del nivel de pobreza, a las decenas de miles de niños que acuden a un comedor popular y los cientos de comercios familiares que tienen que bajar la persiana.

Se puede decir que en la primera semana de campaña los partidarios del gobierno nacional y provincial ni siquiera buscan disimular su carácter parasitario, entreguista y antipopular.

Los dos lados de la moneda

En el mismo lapso de tiempo que los candidatos del ajuste mostraron “la hilacha” el Partido Obrero en el Frente de Izquierda y el Polo Obrero nos movilizamos en apoyo a los residentes y trabajadores de salud por aumento de salario y en defensa de la salud pública. Nuestra presencia en la movilización en defensa del agua y contra el fracking fue un contraste con la ausencia de los oficialismos nacional y provincial. También marchamos por trabajo genuino, vivienda y alimento a Casa de Gobierno. El accionar de la izquierda siempre estuvo opuesto en 180° a los candidatos del ajuste y ahora se nota mucho más.

En este aspecto, las colectoras del Frente de Todos,y particularmente los sectores que se reclaman de izquierda dentro del gobierno nacional, buscan establecer una contención frente al creciente descontento de su base electoral. Mendoza tiene un gobierno liberal derechista, pero eso no ha significado que los “compañeros” del Frente de Todos, en particular quienes tienen responsabilidades en las direcciones sindicales, le declaren la guerra a Rodolfo Suárez, por el contrario, integran alegremente el “Consejo económico, social y ambiental” de la provincia.

El rol de la “izquierda” del Frente de Todos se inscribe en un operativo más general del régimen. Buscan que la elección se polarice entre las fuerzas tradicionales para impedir el ingreso de las verdaderas expresiones de izquierda en la Legislatura. Esto es algo muy marcado en el escueto espacio que los monopolios capitalistas de comunicación le asignan al FIT-U y las luchas populares.

La movilización de los trabajadores y el pueblo explotado es clave para romper este operativo. De esta forma lo estamos abordando.

Vamos con la izquierda

El Frente de Izquierda Unidad tiene una gran oportunidad por delante: transformarse en una verdadera oposición popular al régimen de los ajustadores, es decir poner en pie una fuerte alternativa de los trabajadores, mujeres y jóvenes.

Luchamos para que la fuerza del pueblo trabajador en las calles tenga eco en el Congreso, la Legislatura y los concejos deliberantes. Para que el descontento social se transforme en organización consciente para conquistar las necesidades insatisfechas, pero por sobre todo para darle una salida popular a la crisis.

Vamos a enfrentar el ajuste con la izquierda porque de esta forma la fuerza de los reclamos populares en la calle puede expresarse también en las urnas.

También te puede interesar:

Más de 10 mil compañeros y compañeras reclamaron por trabajo genuino, aumento de los programas, vivienda y alimento para los comedores.
En una semana enterró el discurso verde de la campaña electoral.
Estas medidas no modifican el rumbo de ajuste fondomonetarista.
El Frente de Todos perdió 4 millones de votantes en el transcurso de dos años.