13/10/2021 | 1631

Mendoza: vamos por legisladores obreros y socialistas

Contra los candidatos del ajuste y el FMI

Las Paso mendocinas dejaron una conclusión clara. A pesar del triunfo de Cambia Mendoza, el 51% del padrón electoral no votó a ninguna de las variantes que gobiernan en la Nación y la provincia. Una clara mayoría no apoya las políticas de ajuste contra el pueblo trabajador y su profundización como resultado de un acuerdo con el FMI.

Lejos de disimular o apelar a la demagogia clásica de campaña electoral, el Frente de Todos y Cambia Mendoza (Juntos) hacen más explícito que preparan un ataque contra el pueblo trabajador bajo la forma de reformas laboral, previsional y ajuste fiscal. Los proyectos de presupuestos 2022 de la Nación y provincia dan cuenta de esto. Ninguno reniega del acuerdo con el FMI que justamente reclama acelerar estas medidas. Durante las Paso, el Frente de Todos reivindicó en forma explícita la colaboración con la gobernación, una posición que favoreció al gobierno provincial.

Es en este punto donde el FIT-U tiene el enorme desafío de colocarse como una alternativa obrera y popular a la situación desesperante a la que nos han llevado las fuerzas tradicionales. El ingreso de Noelia Barbeito al Congreso y Soledad Sosa al Senado provincial, junto con los demás compañeros del FIT-U en la Legislatura y los concejos deliberantes, reforzaría esta perspectiva.

La izquierda quedó en un empate técnico con el Partido Verde. Este sacó algunas décimas más en la provincia, pero queda detrás del FIT-U en la primera sección donde se disputan los parlamentarios provinciales. Desde ya una acción unificada de todo el FIT-U hubiera permitido que quedáramos como una tercera fuerza clara frente a la disgregación de la derecha y los aventureros, pero para los compañeros del MST y el PTS fue más importante privilegiar intereses de grupo a las necesidades de reforzar una acción movilizadora, como el planteo de una asamblea popular de los luchadores y la izquierda en la provincia y un congreso nacional del FIT-U.

El Partido Verde creció en base a desprendimientos de los partidos del peronismo y el radicalismo. Su base se formó con José Luis Ramón, quien criticó a la casta política hasta pasarse, siendo diputado, al Frente de Todos. Se propone como una herramienta de control de los gobiernos, pero es una experiencia repetida que este tipo de espacios políticos terminen integrándose a los gobiernos que denuncian. El FIT, en cambio, es parte de una fuerza nacional que lucha por crecer como alternativa de los trabajadores, las mujeres y la juventud en clara oposición a los partidos tradicionales.

El Partido Obrero en el FIT-U ya está en campaña casa por casa, en cada cartelera, plaza, feria, parque y en las redes. Creciendo en los barrios junto a la lucha de los desocupados, levantando las banderas de defensa del agua junto al movimiento ambiental, colocando la defensa de la salud, la educación y la vivienda, junto a las y los trabajadores.

El 14 de noviembre vamos con el FIT-U por legisladores obreros y una alternativa obrera y socialista a la crisis.

 

También te puede interesar:

Vamos por un frente único del clasismo en las elecciones gremiales y por el ingreso de Alejandro Martínez al Concejo Deliberante.
Con miles de compañeros/as levantamos una tribuna de lucha y una alternativa política.
Un estudiante de primer año forma parte de la lista del Frente de Izquierda en la Ciudad.