30/10/2008 | 1061

Mercedes Benz y las desapariciones en la Argentina: Juicio en Estados Unidos por 14 obreros secuestrados

El 21 de octubre comenzó la vista «Baumann contra Daimler» en la Corte de Apelaciones de San Francisco (EEUU). Si la querella prospera y la causa va a juicio, los tribunales norteamericanos deberán juzgar el caso de 14 dirigentes sindicales de Mercedes Benz – ahora Daimler-Chrysler-  secuestrados y desaparecidos en la Argentina.

Conocemos la noticia por un artículo de la periodista, escritora, documentalista e investigadora alemana Gaby Weber (Argenpress), autora del documental Milagros no hay, sobre aquellas desapariciones.

Si hubiera juicio y los demandantes lo ganaran, la empresa podría ser condenada a pagar indemnizaciones millonarias. En la Argentina, en cambio, Mercedes Benz tuvo casi un premio: debió pagar 220 mil pesos por cada trabajador que hizo secuestrar. Multiplicado ese monto por 14, se tienen 3.080.000 pesos, menos de un millón de dólares. Una baratura, sobre todo si se tiene en cuenta que la productividad de esa fábrica en la Argentina aumentó durante la dictadura del 40 al 100 por ciento.

La demanda norteamericana está patrocinada por los abogados Daniel Kovalik y Terry Collingworth, respaldados por el Fondo Internacional de Derechos Laborales (LRIF, su sigla en inglés), quienes también abrieron una causa contra la Coca-Cola por la colaboración de esa empresa con los paramilitares colombianos.

Héctor Ratto, ex obrero de MB, detenido-desaparecido sobreviviente, explicó en su testimonio que escuchó al entonces jefe de Producción de Daimler-Chrysler, Juan Ronaldo Tasselkraut, cuando suministraba a la policía los datos de otro trabajador, secuestrado esa misma noche. Luego, Ratto vio a su compañero en el centro clandestino de detención de Campo de Mayo. La empresa también entregó al Batallón 601 (Inteligencia del ejército) a Esteban Reimer, secuestrado y asesinado al igual que los demás. Tasselkraut tiene tres hijos anotados como propios, aunque muy posiblemente son hijos de desaparecidos, apropiados y robados por ese entregador.

Cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia y se autoproclamó «hijo de las Madres», recibió a los familiares de las víctimas de Mercedes Benz y les prometió públicamente, hasta con solemnidad, que organizaría una comisión de investigación y justicia en esa causa. Por supuesto, esa comisión jamás llegó a constituirse. Daimler-Chrysler aún tiene su planta en González Catán, donde ahora un millar de obreros ven en peligro su puesto de trabajo porque la empresa, después de obtener ganancias obscenas durante todo el último período, dice estar afectada por la crisis financiera internacional.

Otro dato que conviene no olvidar: en la época de las desapariciones, el presidente de Mercedes Benz Argentina era Juan Manuel Fangio.

También te puede interesar:

Alberto Fernández insiste en la tesis del Ejército “democrático” para “dar vuelta la página” de la represión militar.
La funcionalidad represiva del reclamo de impunidad para los genocidas.
Fue por Twitter, los candidatos del FIT-U respondieron a los dichos proVidela del liberfacho.