Políticas

26/7/2023|1673

Milei contra las indemnizaciones, la jubilación y las conquistas obreras

El candidato de La Libertad Avanza

Javier Milei, el precandidato a presidente por La Libertad Avanza, propone avanzar en la implementación de una reforma laboral que barra con conquistas históricas de la clase obrera argentina. Esta medida forma parte de un programa más amplio, que incluye ir hacia una devaluación del peso, la privatización de la salud y de la educación, una reforma del sistema jubilatorio y el establecimiento de un régimen policíaco para profundizar la represión contra los trabajadores.

Los aspectos de la modificación del régimen de trabajo que plantea Milei están detallados en la plataforma electoral que presentó en mayo de este año ante la Justicia. El ultraderechista propone una serie de políticas que, de aplicarse, prácticamente retrotraerían las condiciones de trabajo del movimiento obrero argentino a las que primaban en el siglo XIX.

Milei busca limitar el derecho a huelga -por ejemplo, declarando la educación como servicio esencial-, eliminar las indemnizaciones por despido -y en su lugar crear un fondo de desempleo compuesto por aportes de los trabajadores, como el que existe en la Uocra- y flexibilizar la Ley de Riesgos del Trabajo -en un cuadro donde crecen los accidentes laborales debido a la precarización laboral creciente.

Asimismo, plantea recortar el gasto público mediante el despido de trabajadores estatales y la promoción de jubilaciones anticipadas. En relación al sistema previsional, Milei quiere reducir más el monto de las jubilaciones y establecer un sistema privado de capitalización. La política del autodenominado libertario agravaría el desempleo y recrudecería la miseria de los jubilados.

En cambio, para los capitalistas, Milei propone la eliminación de las cargas patronales, que actualmente están en niveles mínimos.

De conjunto, se trata de un plan de guerra antiobrero, con el que Milei apunta a acrecentar la tasa de ganancia del capital sobre la base de un aumento de la explotación de la clase obrera, atomizar a los trabajadores a través de su desorganización sindical y reforzar el despotismo de las patronales en los lugares de trabajo.

Además, hay que sumarle el resto de las políticas que están incluidas en su programa, las cuales contribuirían a reforzar este ataque contra los trabajadores. Medidas como una brutal devaluación del peso y la eliminación de las retenciones echarían más leña al fuego de la inflación y provocarían una confiscación mayor del salario en beneficio de la clase capitalista toda.

Milei aspira a seguir los pasos de su ídola Margaret Thatcher, que en los ’80 aplicó una política de privatizaciones y de embates contra la clase obrera para recomponer la tasa de ganancia de la decadente burguesía británica. Los mineros desarrollaron una huelga histórica contra el plan de despidos y ataques a los derechos de los trabajadores que llevó adelante la expremier. Si bien la lucha fue derrotada, de todas formas Milei debe tomar nota.

La aplicación del programa propatronal y proFMI de Milei profundizaría el ajuste que está desenvolviendo el gobierno de Sergio Massa y de CFK.

Sin embargo, no es el único que quiere avanzar en una política de este tipo. Massa, Larreta y Bullrich también pretenden aplicar, con matices, la agenda del capital: reformas estructurales, recorte del gasto público, devaluación, etc.

La tarea de la izquierda es organizar una respuesta de los trabajadores frente al ajuste actual y preparar su intervención para la ofensiva que se viene.