Políticas

16/8/2023

Milei plantea cerrar el Conicet y que la investigación solo esté en manos privadas

Como Cavallo en los 90, Milei manda a los científicos e investigadores a “lavar los platos”. Enfrentemos esta orientación ruinosa con la organización de las y los trabajadores.

Javier Milei.

En una reciente entrevista en LN+ el candidato a presidente Javier Milei, quien lidera el resultado de las Paso del pasado 13 de agosto, señaló que procedería al cierre del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y con ello también el Conicet, para el que refirió que deberá “quedar en manos del sector privado”. Como Cavallo en los 90, Milei manda a los científicos e investigadores a “lavar los platos”, condenando el desarrollo científico en función de los intereses colectivos en pos de los negocios privados.

“Que se ganen la plata sirviendo al prójimo que le da mejor precio, como hace la gente de bien” agregó el referente liberal al intentar mostrarse inflexible con los docentes, profesionales, científicos e investigadores empleados en el sector público.

Los dichos de Milei trajeron el recuerdo inmediato de uno de sus inspiradores económicos, el exministro Domingo Cavallo, cuando mandó a “lavar los platos” a la investigadora Susana Torrado en rechazo a los resultados de sus investigaciones sobre las consecuencias sociales de la convertibilidad y la pobreza en Argentina.

En su intento de justificar lo injustificable Milei también objetó el trabajo realizado por la comunidad del Conicet interpelando: “¿Qué productividad tienen? ¿Qué han generado?”. Milei habla sin saber ya que el Conicet cuenta con una prolífica producción en diversos ámbitos y temáticas, muchos de ellos con aplicaciones directas en la producción y en la salud.

Algo ilustrativo del valor de la investigación del Conicet es la producción atinente al combate de la pandemia de Covid-19, no solo en materia de certificación y calidad de los barbijos más difundidos en el mercado, sino también en la creación de procedimientos de testeo rápido para colaborar con el control epidemiológico.

Milei ataca a la investigación científica pública no solo lo por su adhesión a ideas y principios de tipo oscurantistas y negacionistas del cambio climático, entre otras cosas, sino porque pretende profundizar el rumbo de subordinación de la ciencia y la investigación a los propósitos e intereses de los grandes grupos capitalistas, algo ya presente de la mano del desfinanciamiento público y la “asociación público-privada”.

Esto es materia común en la universidad pública, donde las gestiones universitarias extienden convenios con grandes empresas, como Monsantos, Syngenta y otras, para la investigación que favorece a los pulpos de los agronegocio, acaparando los resultados económicos y el capital tecnológico producido.

Las declaraciones de Milei ya producen un extendido rechazo en las instituciones académicas y de profesionales de la investigación. La Asociación Gremial Docente de la Universidad de Buenos Aires publicó una respuesta a las declaraciones el candidato liberal llamando a “repudiar estas manifestaciones que proponen la liquidación del sistema científico nacional para reeditar una nueva noche de bastones largos”.

Milei intenta ocultar su desprecio por los intereses colectivos de los trabajadores y la población explotando el descrédito de un Estado ajustador que ha vaciado y condicionado gran parte del patrimonio académico y científico del país.

Las tareas del momento demandan poner en pie un movimiento de lucha contra la ofensiva reaccionaria que pretende Milei y compañía, partiendo de la lucha contra el ajuste que desenvuelve el actual gobierno, con Sergio Massa a la cabeza. Defendamos y liberemos de toda atadura al sistema científico público para que pueda servir a los intereses de las mayorías populares y trabajadoras.