Políticas

14/4/2023

Milei quiere entregar (también) las Islas Malvinas

Sobre su propuesta para "recuperarlas" del dominio británico.

Milei.

El candidato a presidente por La Libertad Avanza, Javier Milei, dijo una vez que es el único que tiene una propuesta para “recuperar” las Islas Malvinas, que han sido usurpadas por Inglaterra. Detrás de este planteo supuestamente nacionalista, sin embargo, se esconde el intento de ir hacia una profundización del sometimiento de Argentina a las principales potencias capitalistas, particularmente a Reino Unido.

Milei propone una salida negociada con el gobierno británico. Dijo que hay que avanzar en un acuerdo como el que realizaron Reino Unido y China en 1997 -el cual terminó en la transferencia de la soberanía de Hong Kong al gigante asiático-, teniendo en cuenta “la voluntad de las personas que viven en las islas” y “sin violencia”. Se trató de un acuerdo que contó con el visto bueno del imperialismo mundial, ya que le abrió un campo de negocios en la zona. Milei quiere rescatar los negocios de la burguesía inglesa en la región, y no ve con malos ojos que Estados Unidos se sume a expoliar las riquezas de Malvinas. Finalmente, un acuerdo de ese tipo deberá contar con la aprobación de Estados Unidos.

El Reino Unido valora su dominio sobre las islas porque acapara las fuentes de materias primas y es un enclave geopolítico estratégico en el Atlántico Sur. Estados Unidos, que es aliado del Reino Unido, respalda este estado de cosas para mantener ordenado su patio trasero.

En las Islas Malvinas tienen lugar varios negocios millonarios. Los productos de la industria pesquera representaron en promedio el 91% de todas las exportaciones entre 2010 y 2019. Desde las islas se exportan lana y carne. Y en ellas también se desarrolla el negocio del turismo y la agricultura. El sector de los hidrocarburos genera el 3,6% del PBI de las Malvinas, aunque esos ingresos no provienen de la explotación de petróleo y gas, sino de las licencias para realizar exploraciones offshore. Se ha dicho muchas veces que las islas podrían convertirse en un nuevo Emiratos Árabes. Importantes compañías británicas explotan el negocio petrolero del área.

Asimismo, el gobierno pirata de las islas pretende reforzar los negocios de la industria pesquera mediante la construcción de un megapuerto que reemplazaría al actual (construido en 1984), cuya puesta en pie sería en 2024. El nuevo puerto debería servir para abrir rutas comerciales hacia la Antártida, y su construcción estaría en manos de la empresa BAM Nuttall Ltd., que está integrada por capitales británicos y holandeses. Las Malvinas cuentan con un yacimiento marítimo llamado Sea Lion, que fue descubierto en 2010. Tiene un potencial de producción pico de 80.000 barriles de petróleo por día, lo que representa casi la mitad de los 200.000 que produce Vaca Muerta.

Milei oculta que Argentina es, por el lugar que ocupa en la economía mundial, un país semicolonial. Sus riquezas son expoliadas por las empresas de las principales potencias capitalistas; así ocurre en Vaca Muerta o en el sector agroexportador, por ejemplo. El programa de gobierno de Milei implicaría un mayor saqueo imperialista de Argentina. El diputado libertario es un defensor de este orden social, en el que reinan las tendencias a la dominación (la guerra, la expoliación económica, etcétera) y no a la libertad de los pueblos, y su demagogia nacionalista de bajo vuelo no puede ocultar esta realidad.

Ningún gobierno democrático ha podido encabezar una lucha por la recuperación de las Malvinas. Esto, porque la burguesía nacional, para la cual ejercen el poder los políticos capitalistas, tejió miles de lazos con los Estados imperialistas y sus empresas.

Javier Milei, al igual que los integrantes de la casta política burguesa, defiende el sometimiento del país a los dictados del FMI. Massa y los Fernández financian la base de la Otan que está ubicada en las Malvinas, a través del pago de la deuda externa. Bullrich llegó a decir que hubiese entregado las islas a cambio de un acuerdo con la compañía estadounidense Pfizer por la provisión de vacunas contra el Covid-19. Los políticos capitalistas argentinos se han convertido en una suerte de peones del imperialismo mundial.

Para encarar una pelea real contra el imperialismo hay que romper con el FMI, expropiar a las empresas imperialistas que operan en el país y colocarlas bajo control de los trabajadores, desconocer la deuda externa, y poner la economía toda en manos de la clase obrera. La lucha por poner en pie gobiernos de trabajadores en América Latina y en todo el mundo es la clave para terminar con la dominación imperialista.