13/12/2018 | 1532

#MiraComoNosPonemos: Mira como nos organizamos

Tapa de la edición impresa de Prensa Obrera #1532

La denuncia de Thelma Fardin y Actrices argentinas, sobre una violación perpetrada durante una gira artística, ha generado una conmoción nacional.


Algunos atribuyen esa trascendencia al carácter público de los involucrados.


Pero las razones de fondo son otras: el caso de Thelma se proyecta sobre el conjunto del mundo

del trabajo.


La violencia hacia la mujer trabajadora es una lacra cotidiana en las fábricas, en la oficina, en el hospital… y en los set de filmación.


El telón de fondo del vejamen es la precarización y la inestabilidad laboral.


La extorsión del despido fácil o del trabajo ‘a resultado’.


Los vejadores ejercen su acción infame apoyados en un orden social que, para conseguir sus beneficios, somete a las trabajadoras y trabajadores.


La rebelión de las actrices, por eso, es un golpe a todos los opresores, a los capitalistas y a sus gobiernos.


A las grandes productoras televisivas que encubrieron a Dhartes frente a las denuncias previas.


A los que preparan una reforma laboral para acentuar todavía más la indefensión en el trabajo.


A las burocracias sindicales, encubridoras seriales de la violencia hacia las trabajadoras.


Al clero reaccionario, que encubre a sus propios vejadores al interior de sus conventos o colegios.


El movimiento de la mujer, que emergió con toda su fuerza en la batalla por el aborto legal, vuelve a la palestra.


Sus fuerzas están intactas para ir por todos sus reclamos.


Unamos la lucha de la mujer a la de toda la clase obrera, contra la precarización, los despidos, las reformas antiobreras, el hipotecamiento nacional y sus responsables y representantes políticos en el país y las provincias.

También te puede interesar:

A pesar de la nula difusión por parte del Estado se ve como crece la necesidad de las mujeres victimas de violencia.
Dos nuevos escenarios salen a la luz en el marco de detenciones efectuadas en la ciudad capital. Mientras el Ministerio de la Mujer obstruye las denuncias.
Tras 3 años de demora se pedirá saber si la fiscal incurrió en “mora e irregularidades”.
A ocho meses de su aplicación, solo 837 mujeres tuvieron acceso.
La estafa de las políticas económicas de género durante la pandemia.